Ford Mustang Mach-E | Alcanza las 300 millas de rango y raya los 460 caballos de fuerza de pura energía eléctrica en su modelo más equipado (GT), que estará disponible en el 2021. (Suministrada)
El Mustang Mach-E, la primera SUV eléctrica de Ford, debe llegar al mercado en la segunda mitad del 2020. (Suministrada)

De camino a la neutralidad de carbono a nivel global para el 2050, Ford Motor Company espera invertir más de $11,500 millones en vehículos eléctricos hasta el 2022, incluyendo el Mustang Mach-E de cero emisiones, la van Transit Commercial y la F-150 completamente eléctrica.

La empresa automotriz estadounidense también continua con su plan para energizar el 100% de sus operaciones de producción con energía renovable local para el 2035.

Además del uso de vehículos y sus instalaciones, Ford pretende enfocarse en su base de suministros para abarcar el 95% de sus emisiones de carbono.

Podemos desarrollar y fabricar excelentes vehículos, ser sustentables y hacer crecer un negocio sólido mientras protegemos nuestro planeta; de hecho, esos ideales se complementan entre sí”, dijo Bob Holycross, vicepresidente, director de sustentabilidad, ambiente y seguridad de Ford.

No tenemos todas las respuestas, pero estamos decididos a trabajar junto a todos nuestros socios de negocio y colaboradores locales y globales para llegar a nuestra meta”, añadió.

Ford anunció esta meta al presentar la vigésimo primera edición de su Informe Anual de Sustentabilidad, siendo el primer fabricante de autos estadounidense comprometido a reducir sus emisiones de CO2, en línea con el Acuerdo Climático de París; así como trabajando de la mano con el estado de California para crear estándares de emisiones de gases de efecto invernadero más rigurosos.

La neutralidad de carbono se refiere a lograr cero emisiones de CO2 al equilibrar dichas transmisiones con la eliminación de carbono.

Ford asegura que su objetivo para 2050 se estableció basándose en el conocimiento de los retos, incluyendo la aceptación del cliente, las regulaciones gubernamentales, las condiciones económicas, así como la disponibilidad de electricidad renovable y de carbono neutral, y combustibles renovables.

Usando las métricas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de sus aliados en Science Based Targets, Ford ha indicado que la primera etapa (Scope 1) cubre las emisiones directas de fuentes controladas por o de la propiedad de la compañía.

La segunda (Scope 2) responde a las emisiones indirectas de la generación de electricidad, vapor, calefacción y refrigeración consumidos por Ford.

Mientras que la tercera (Scope 3) se refieren a las emisiones de los vehículos que Ford vende y las emisiones de su base de suministros, entre otros.

El futuro eléctrico de Ford

En el 2019, Ford aceleró significativamente su plan para el desarrollo de vehículos eléctricos.

La compañía presentó el Mustang Mach-E, una SUV Mustang totalmente eléctrica que estará disponible a partir de este año y apunta a un alcance estimado de 300 millas con una sola carga, según estima la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Ford también anunció la red de carga pública más grande de Norteamérica, FordPass, con más de 13,500 estaciones de carga y casi 40,000 enchufes de carga individuales.

El Mustang Mach-E y FordPass están preparando el camino para una F-150 y una Transit totalmente eléctricas, reforzando el compromiso de Ford de electrificar sus modelos más icónicos, amplificando los atributos que los clientes desean, como el rendimiento, la capacidad y la conveniencia.

Haciéndose camino en una economía más circular

Ford asegura que obtener valor del material de desecho, o “upcycling”, ha sido un fuerte enfoque para la empresa durante más de una década.

El apoyo a la economía circular fue central y prioritario cuando la compañía anunció una colaboración con McDonald’s USA en 2019 para convertir las cáscaras de granos de café en piezas de vehículos.

Este tipo de innovación sustentable no solo reducirá el uso de petróleo para fabricar tales componentes, sino que reducirá el peso de esas piezas en un 20 por ciento y requerirá hasta un 25 por ciento menos de energía durante el proceso de moldeo, aseguró el gigante automotriz.

El enfoque de Ford hacia la economía circular no se limita solo a las piezas dentro del vehículo. Para la producción de la Serie F, la compañía utiliza un sistema de reciclaje de circuito cerrado para recuperar hasta 20 millones de libras de aleación de aluminio de alta resistencia y grado militar por mes, suficiente para construir 51 aviones comerciales o más de 37,000 carrocerías de camionetas F-150 al mes.