En lo que va de año la venta de autos nuevos mantiene una reducción de un 28.4% en comparación con el mismo periodo de 2019.
En lo que va de año la venta de autos nuevos mantiene una reducción de un 28.4% en comparación con el mismo periodo de 2019. ([email protected])

La venta de autos nuevos en Puerto Rico aumentó un 38.8% en julio pasado, en comparación con el mismo mes de 2019, con un incremento marcado en los segmentos de vanes y minivanes, informó hoy el Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA), organización que representa la industria automotriz en la isla.

El mes pasado finalizó con un total de 10,595 unidades vendidas en contraste con las ventas 7,631 en julio de 2019, lo que representa un aumento de un 38.8%.

Sin embargo, en lo que va de año la industria mantiene una reducción de un 28.4% en comparación con el mismo periodo de 2019. De enero a julio de 2020 se vendieron 42,376 vehículos, 16,831 autos nuevos menos que los 59,207 vendidos de enero a julio de 2019, lo que refleja el impacto de meses de cierre debido a la pandemia de coronavirus COVID-19.

En julio pasado, los segmentos que vieron mayores incrementos fueron el de vanes con un aumento de un 78%, las minivanes con un incremento de 74.4%, el de SUV con un aumento de 69.6% y las camionetas con aumento de 48.7%.

“Por segundo mes consecutivo hemos notado cómo la demanda de autos ha continuado positiva, principalmente dado a las ayudas federales que le han llegado al consumidor puertorriqueño y en el mes de julio específicamente, la comparación con el año pasado es con un mes de protestas nacionales que impactaron los resultados de la industria. Por lo tanto, a pesar de parecer alentador el panorama actual, la preocupación estriba en lo que sucederá una vez los fondos federales se acaben. La realidad es que estamos más de 28% por debajo del año anterior y tenemos que seguir cautelosos y pendientes a los indicadores económicos”, indicó Ricardo M. García, presidente de GUIA, mediante comunicado de prensa.

“Ahora bien, desde el punto de vista del consumidor, el momento para comprar sigue siendo muy bueno porque las tasas de interés siguen a niveles históricamente bajos y el elemento de la agresividad en las ofertas de los concesionarios y bancos para ayudar al cliente que quiere o necesita un auto, sigue ahí. Y, sobre todo, de una forma segura, con distanciamiento y siguiendo todos los protocolos de salubridad,” concluyó García.