La baja en las tasas de interés ha llevado a muchos consumidores a considerar la posibilidad de refinanciar sus viviendas, ya sea para generar ahorros, cambiar la duración del préstamo u obtener dinero para hacer mejoras al hogar.
Esa moratoria puede ser de hasta 180 días y el consumidor tiene derecho a extenderla por 180 días adicionales, lo que equivale a casi un año. (shutterstock)

Los propietarios de residencias cuyas hipotecas son garantizadas por el gobierno federal (como las hipotecas bajo FHA, Fannie Mae o Freddie Mac) tienen hasta el próximo 28 de febrero para solicitar una moratoria en el pago de su préstamo.