Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La demanda se da luego que los demandantes se dieran cuenta que la aseguradora le incluyó el valor del terreno en el cómputo de la prima del seguro,  y por ese error, le denegaron el pago por los daños que ocasionó el huracán María. (Shutterstock)
La demanda se da luego que los demandantes se dieran cuenta que la aseguradora le incluyó el valor del terreno en el cómputo de la prima del seguro, y por ese error, le denegaron el pago por los daños que ocasionó el huracán María. (Shutterstock)

Un error de cálculo en el pago del seguro “hazard” en el préstamo hipotecario de una pareja en Guaynabo, que tuvo como efecto que los clientes paguen más por sus hipotecas, destapó la posibilidad de que se radique una demanda de clase contra instituciones bancarias y aseguradoras que han incurrido en esta práctica.

El Nuevo Día supo que ya se radicó un recurso legal en el Tribunal de Primera Instancia en Bayamón para pedir, entre otras cosas, que se le ordene a las instituciones involucradas devolver el dinero que se cobró en exceso por el pago del seguro de propiedad. Este fue el caso del matrimonio Wendy Trinidad y su esposo Israel Ríos Colón, quienes demandaron tras darse cuenta de que la agencia de seguros incluyó en el cómputo del seguro “hazard”, el valor del terreno donde ubica la propiedad.

El descubrimiento advino luego de que los demandantes radicaran una reclamación de daños tras el paso del huracán María en el 2017. En dicha solicitud, la aseguradora le aplicó un 2% de deducible al valor total de la propiedad, tasación que se calculó en $522,500. Eso llamó la atención de la pareja, y es cuando se percatan por primera vez de que le habían incluido el valor del terreno en el cómputo de la prima del seguro. El terreno no está asegurado en una póliza “hazard”.

Los demandados en este caso fueron Popular Insurance, Popular Mortgage, Popular Inc., Banco Popular, así como las aseguradoras Antilles Insurance, Mapfre Praico y Universal Insurance.

Trinidad sostuvo que ella y su esposo llevaban desde el 2007 pagando la hipoteca y el seguro “hazard”, bajo el conocimiento de que el valor de su propiedad era $322,500, porque así constaba en la tasación que presentaron al solicitar el préstamo hipotecario.

“Me sentí engañada. Entendía que el banco es una entidad con muchos años de experiencia y nunca pensé que cometiera un error como ese”, dijo la demandante en entrevista con este diario.

Según la demanda, fue Popular Mortgage quien le sometió a Popular Insurance la tasación y esta última se encargó de hacer los cómputos de la prima y colocó la póliza en una aseguradora. Esta acción causó que los demandantes tuvieran un pago mensual hipotecario más alto, al tener una prima inflada.

Como consecuencia del error, el matrimonio no recibió el pago completo de su reclamación de daños tras el paso de María por parte de la aseguradora Universal Insurance, debido a que el deducible -estimado a base del valor incorrecto de la propiedad- era más alto que la reclamación.

“El deducible se comía mi reclamación”, dijo Trinidad. “Yo firmé confiada todos los papeles que me dio el banco. No queremos que eso les pase a otros, por eso radicamos la demanda para que la gente sepa lo que está pasando”.

Sobre este particular, El Nuevo Día le solicitó una reacción a Popular, a lo que el banco respondió por escrito: “Lo alegado en la demanda en cuanto a las prácticas de suscripción de pólizas ‘hazard’ por parte de Popular Insurance es incorrecto, tal y como se estableció en las defensas presentadas ante el Tribunal en este caso. Por tratarse de un litigio activo, Popular, Inc., Popular Insurance y Banco Popular de Puerto Rico no hará comentarios adicionales sobre el mismo”.

Por su parte, Eira Piñeiro, vicepresidenta de Comunicaciones de Universal, una de las aseguradoras demandadas, manifestó a este rotativo que “el seguro ‘hazard’ no incluye el terreno, solo la estructura de la vivienda o el edificio”.

“Nosotros aseguramos lo que pidió el productor (Popular Insurance) en ese momento. Entendemos que ya Popular aceptó la responsabilidad y consignó el dinero”, agregó Piñeiro.

En efecto, el Banco consignó en el tribunal un cheque por $14,790.61, como devolución a las primas cobradas en exceso a la pareja y solicitó la desestimación de la clase. “Lo alegado se trata de un error cometido en la suscripción de la póliza de los demandantes en particular, y no a una política o procedimiento de suscripción establecido de Popular”, lee la solicitud de desestimación del Banco.

Sin embargo, la jueza superior Sarah Rosado Morales denegó la solicitud de desestimación del pleito de clases en esta etapa del proceso, que actualmente se mantiene vigente y bajo evaluación de la togada.