Jerome Powell, presidente del Sistema de la Reserva Federal, ya había adelantado en julio que se aprobaría un aumento sustancial a las tasas de interés en septiembre.
Jerome Powell, presidente del Sistema de la Reserva Federal, ya había adelantado en julio que se aprobaría un aumento sustancial a las tasas de interés en septiembre. (KEVIN DIETSCH / POOL)

Washington- La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció este miércoles una subida del tipo de interés oficial de 0.75 puntos, el quinto aumento desde marzo y el tercero consecutivo de tres cuartos de punto, en un nuevo intento de controlar la inflación.

El banco central estadounidense cumplió las expectativas de los economistas y la tasa de interés oficial de la mayor economía del mundo pasa a situarse en una horquilla de entre el 3 y el 3.25 %, el nivel más alto en los últimos 14 años.

Tras una reunión de dos días, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed tomaron la decisión. Poco después, el presidente de la Reserva, Jerome Powell, indicó en una rueda de prensa que lo adecuado es seguir haciendo “más aumentos de tipos de interés en el futuro”, hasta que la inflación esté controlada.

“Con la acción de hoy, hemos elevado las tasas de interés en tres puntos porcentuales este año. En algún momento, a medida que la postura de la política monetaria se endurezca aún más, será adecuado reducir el ritmo de los aumentos”, añadió.

Powell ya había adelantado el pasado mes de julio, cuando anunció la anterior subida, que en septiembre posiblemente se produciría otro “aumento inusualmente grande” de los tipos, un vaticinio que ha ido reafirmando en sus últimos discursos públicos.

En diversos actos públicos en las últimas semanas, ha insistido en la necesidad de que la Fed continúe con una política monetaria restrictiva para bajar los precios y evitar que los ciudadanos acaben acostumbrándose a la alta inflación, que en agosto se situó en el 8.3 %.

“Debemos actuar ahora con franqueza, con fuerza, como lo hemos estado haciendo, y debemos seguir haciéndolo hasta que el trabajo esté terminado”, apuntó en una charla reciente.

Esta subida se produce una semana después de conocerse los últimos datos de inflación, que mostraron que, aunque la tasa interanual del IPC cayó dos décimas en agosto, hasta el 8.3 %, en términos mensuales los precios subieron una décima respecto a julio.

Unos datos que muestran que, por el momento, la serie de subida de tipos que la Fed lleva implementando desde marzo todavía no está teniendo el deseado impacto en los precios.

Junto a la subida de tipos, la Fed reveló sus previsiones económicas, que contemplan, entre otras cosas, una tasa de interés del 4.4 % para finales de 2022, un punto por encima de lo estimado en junio.

Para finales de 2023 prevén que los tipos suban ligeramente, hasta el 4.6 %, para después bajar al 2.9 % a finales de 2025.

Estas estimaciones no representan una hoja de ruta, ya que las decisiones del banco central dependerán de la evolución de la economía y de los efectos que la vuelta a una política monetaria más restrictiva tengan sobre la inflación.

En este sentido, Powell admitió que la Fed sabe que los aumentos de tipos probablemente causarán “un período de crecimiento económico por debajo de la tendencia”, y que las condiciones del mercado laboral, extremadamente robusto desde que comenzó la recuperación pospandemia, seguramente empeorarán.

“El mercado laboral sigue estando desequilibrado, con una demanda de trabajadores que supera con creces la oferta”, explicó el presidente del banco central estadounidense.

En las predicciones de la Fed de este miércoles se contempla, de hecho, un aumento de la tasa de desempleo, que alcanzaría el 4.4 % a finales de 2023 -actualmente se encuentra en el 3.7 %, una situación de prácticamente pleno empleo.

Powell defendió, sin embargo, que las decisiones del banco central buscan siempre “servir a su misión pública”, que es la de mantener el empleo en niveles máximos sin sacrificar la estabilidad de los precios.

💬Ver comentarios