La Reserva Federal de Estados Unidos dice que la economía de ese país se ha fortalecido. (AFP)
Al aumentar la tasa de interés durante su reunión de junio, el banco central estadounidense anticipó que habrá aumentos adicionales antes de que termine el 2022. (AFP)

El Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, en inglés) aplicó un ajuste de 75 puntos base a la tasa de fondos federales, el mayor aumento de una sola vez en casi 30 años, en un intento por atajar la escalada en precios que se experimenta en Estados Unidos.

Al emitir su decisión, el brazo operativo de la Reserva Federal estadounidense explicó que estará preparado para hacer más ajustes de política monetaria si surgen “riesgos puedan impedir conseguir los objetivos del Comité” al tiempo que anticipó que nuevos ajustes “serán apropiados” en lo que queda del 2022 y el año siguiente.

Tales ajustes llevarían la tasa de fondos federales a 3.4% al concluir este año y a 3.8% en el 2023. A largo plazo, el banco central estadounidense entiende que la tasa de referencia rondaría 2.5%.

“La inflación permanece elevada, reflejando desbalances entre la oferta y la demanda relacionadas con la pandemia, precios de energía más altos y precios generalizadas en los precios”, reza la declaración de los integrantes del FOMC en la que se destaca que la economía estadounidense ha agregado empleos de manera robusta en los pasados meses.

“La invasión de Ucrania por parte de Rusia está causando dificultades humanas y económicas tremendas”, reza la declaración.

Según la declaración del organismo a cargo de implementar la política monetaria estadounidense, los ajustes en los tipos de interés y otras medidas vinculadas a la compra de activos deben servir para atenuar la inflación hacia finales del 2022.

“El (FOMC) continuará reduciendo sus posiciones en valores del Tesoro, en deudas y valores hipotecarios”, reiteró el organismo.

El ajuste en la tasa que sirve de referencia cuando las instituciones financieras toman prestado entre sí es el tercero que se produce desde principios de año y tiene el efecto de elevar el indicador, de .75% a 1% a 1.50% a 1.75%.

Aunque la tasa de fondos federales sirve como telón de fondo para las instituciones financieras a corto plazo esta influye en las tasas de intereses que pagan los individuos, las empresas y los gobiernos a la hora de tomar prestado. A manera de ejemplo, los ajustes por parte de la Reserva Federal han contribuido a un alza significativa en los intereses hipotecarios. Como resultado, en Estados Unidos y en menos de seis meses, la tasa de interés en hipotecas se ha movido de la vecindad de 3% a sobre 6%, un indicador que no se registraba desde la crisis financiera de 2008.

Según la declaración del banco central, la mayor parte de los gobernadores de la Reserva Federal votaron en favor del ajuste de 75 puntos base a excepción de Esther L. George, presidenta del banco de la Reserva en Kansas City y quien prefería aplicar un ajuste de 50 puntos base.

Al divulgar su decisión, el FOMC apretó sus tuercas partiendo de proyecciones económicas más modestas. Según las proyecciones más recientes del organismo, durante el 2022, en su escenario base, la economía de Estados Unidos crecería entre 1.5% y 1.9%. En marzo pasado, se proyectaba que este año, el producto interno bruto estadounidense crecería entre 2.5% y 3%.

Asimismo, la tasa de inflación se movería entre 5% y 5.3% en las proyecciones más recientes versus los estimados de marzo que colocaban el indicador que sigue el comportamiento de los precios entre 4.1% y 4.7%.

Sin embargo, en mayo pasado, ese barómetro alcanzó su nivel más alto en 40 años, ubicándose en 8.56%, lo que a su vez, agudizó la volatilidad de los mercados bursátiles. En términos generales, el banco central estadounidense debe procurar una tasa de inflación que ronde 2%.

Según el informe del FOMC, no sería hasta el 2023 cuando la inflación podría acercarse a su mandato. Para ese año, la tasa de inflación rondaría entre 2.4% y 3% y hacia el 2024, el indicador se atenuaría para fluctuar entre 2% y 2.5%.

💬Ver comentarios