La cuenta de ahorro, al ser de fácil acceso, permite a la persona contar con dinero en caso de necesitarlo para una situación imprevista.
Las cooperativas de ahorro y crédito aumentaron sus depósitos en 20% como resultado de los estímulos directos por el coronavirus, según un análisis de Estudios Técnicos. (Shutterstock)

La firma de asesoría económica Estudios Técnicos lanzó un nuevo índice para analizar el desempeño de las cooperativas de ahorro y crédito en Puerto Rico.

Similar al análisis lanzado para la banca comercial, la herramienta analítica busca medir la condición del sector cooperativo de ahorro y crédito.

Según la firma, el nuevo Índice de Estabilidad Financiera de la Industria de Cooperativas de Ahorro y Crédito en Puerto Rico, muestra que “las condiciones de esta industria continuaron mejorando a partir del cuarto trimestre de 2020, con mayor liquidez, calidad de activos, y un aumento de 20% en los depósitos totales”, a unos $10,300 millones.

De inmediato, el economista Graham Castillo advirtió que los índices del sector bancario y el sector cooperativo no son comparables, debido a las diferencias en los principios de contabilidad aplicados por las cooperativas de ahorro y crédito en Puerto Rico, distintos a los utilizados en los bancos comerciales.

“En fin, el sector financiero, tanto el de banca comercial como el de las cooperativas, refleja una mejoría notable aún bajo las difíciles condiciones que la pandemia ha creado”, aseguró Castillo, también presidente y a cargo de Operaciones en Estudios Técnicos.

Durante el trimestre, el sector habría agregado unos 30,075 clientes o socios, indicó Castillo, al agregar que el índice se publicará trimestralmente.

Castillo destacó que la firma también desarrolló el Índice de Estabilidad Financiera de la Industria Bancaria de Puerto Rico, cuyos hallazgos recientes muestran que, aún en las circunstancias actuales de la economía, la industria bancaria continúa mejorando.

El Índice de Estabilidad Financiera de la Industria de Cooperativas de Ahorro y Crédito fluctúa entre 0 (fragilidad financiera) y 1 (fortaleza financiera). El índice mide la salud financiera de la industria de las cooperativas de ahorro y crédito con respecto a cuatro criterios: liquidez (total de préstamos / depósitos), solvencia (capital a activos totales), calidad de activos (préstamos morosos / total de préstamos) y rentabilidad (rendimiento de los activos, o ROA).

Según Leslie Adames, a cargo de Análisis y Política Económica para la firma, explicó que la liquidez de las cooperativas se fortaleció como secuela de los estímulos fiscales asociados al COVID-19. Mientras los depósitos fueron al alza, los saldos de préstamos aumentaron, colocando el índice, en materia de préstamos a depósitos, de 87.63% en el cuarto trimestre de 2019 a 71.27% en el cuarto trimestre de 2020.

Mientras, la variable de morosidad descendió, de 3.18% al 2.71% en igual comparación.

Sin embargo, explicaron los economistas, la rentabilidad se mantuvo bajo presión, afectada por altos gastos y márgenes de interés más bajos.

La razón de gastos, que mide el gasto sin intereses en relación con los ingresos, cayó de 90.26% en el cuarto trimestre de 2019 a 85.78% en el cuarto trimestre de 2020, pero sigue siendo alto, se indicó. El bajo crecimiento del saldo de préstamos de año a año, junto con una reducción de 8 puntos base en los rendimientos de los préstamos a 7.33% en el cuarto trimestre de 2020, continuó afectando el margen de interés neto a pesar del menor costo de fondos durante el período, se indicó.

Finalmente, el capital total en la industria de las cooperativas de ahorro y crédito -excluyendo las acciones de los miembros de las cooperativas- mejoró después de caer 5.2% a $474 millones en el cuarto trimestre de 2019.

Pero la relación de capital a activos totales cayó de 5.7% en el tercer trimestre de 2019 a 5.16% en el cuarto trimestre de 2020.

💬Ver comentarios