Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La decisión de la casa acreditadora afectó unos $55,000 millones en deuda emitida por el territorio estadounidense y la degradación es la séptima que se produce en los pasados cinco años.
La decisión de la casa acreditadora afectó unos $55,000 millones en deuda emitida por el territorio estadounidense y la degradación es la séptima que se produce en los pasados cinco años.

Moody’s Investors Service degradó las obligaciones generales (GOs) de Puerto Rico, así como los bonos pagaderos con el Impuesto a la Venta y Uso (IVU). La perspectiva es negativa.

La casa acreditadora asignó la clasificación Caa3 a ambos bonos, considerados como los valores gubernamentales de Puerto Rico con más protecciones al inversionista, lo que tiene el efecto de colocar en un mismo nivel a todos los emisores de Puerto Rico.

La movida crediticia se produce a solo horas de que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) publicara la radiografía fiscal más reciente en la que se documenta un déficit de hasta $740 millones en el Fondo General, al concluir el año fiscal 2015 y se alerta de que el Gobierno podría sacar dinero de los planes de pensiones y hasta suspender el pago mensual que debe hacer el Fondo de Redención de los GOs, según dispone una ley de 1987. Según el estatuto, cada mes, el secretario de Hacienda debe abonar al pago que se hace a los bonistas dos veces al año.

La decisión de la casa acreditadora afectó unos $55,000 millones en deuda emitida por el territorio estadounidense y la degradación es la séptima que se produce en los pasados cinco años. En esta ocasión, Moody's adjudicó el escalafón Caa3 al GO, pero también a la mayor parte de los emisores de Puerto Rico. La decisión es similar a aquella de las competidoras Fitch Ratings y Standard & Poor's.

La rebaja crediticia, indicó la firma, se produce tras quedar en evidencia las intenciones del Gobierno de renegociar toda su deuda pública y a menos de 72 horas de que el Gobierno revelara que sus finanzas han colapsado. Esto según un análisis de la prominente exdirectora gerencial del Fondo Monetario Internacional (FMI), Anne O. Krueger, y de sus colegas Andrew Wolfe y Ranjit S. Teja. El análisis a las finanzas de Puerto Rico se hizo en función de la metodología de sostenibilidad fiscal que se utiliza en países soberanos bajo el artículo IV del FMI.

“La declaración de que el Gobierno no puede pagar su deuda, la suspensión de una ley que requiere depositar mensualmente el pago de los GOs y la decisión de formular planes amplios de reestructuración (de la deuda) son señales claras de que los tenedores de bonos de Puerto Rico enfrentan pérdidas significativas, aún en aquellos bonos con las mayores protecciones legales”.