José Rafael Fernández, principal oficial ejecutivo de Oriental Bank, insistió en que  urge una revisión profunda del sistema contributivo de Puerto Rico para poder ser competitivos. (GFR Media)
Según José Rafael Fernández, principal oficial ejecutivo de Oriental Bank, la economía de Puerto Rico cuenta con mejores recursos para "mitigar" los efectos de una recesión en Estados Unidos. (GFR Media)

El principal oficial ejecutivo de OFG Bancorp (NYSE:OFG), José Rafael Fernández, reconoció ayer que el aumento en las tasas de interés y la inflación quitarán algo de empuje a la actividad prestataria en Puerto Rico y podrían contribuir a ciertos niveles de mora, pero subrayó que la economía de la isla se encuentra en una posición “única” que le permitiría capear, de mejor manera, el ajuste de política monetaria y la posible llegada de una recesión en los Estados Unidos.

Según Fernández, los estímulos fiscales tras la pandemia del Covid-19 y los fondos federales para la reconstrucción deben ayudar a la isla a “mitigar” el impacto de posibles condiciones adversas, pero subrayó que observan de cerca las repercusiones que el alza en precios y las tasas de interés puedan tener en los consumidores o los negocios en Puerto Rico.

Algunos de esos efectos, explicó el banquero, ya comienzan a verse en la posposición de ciertos financiamientos comerciales o en la práctica paralización del refinanciamiento de hipotecas en Puerto Rico. Agregó que no será hasta que concluya el tercer trimestre de este año que podrá apreciarse con mayor claridad, el impacto del ajuste de política monetaria por parte de la Reserva Federal o el nuevo aumento en el coste de la electricidad.

Pero de acuerdo con Fernández, lo que ahora pueda experimentar Puerto Rico y su sector financiero como resultado del ajuste de política monetaria no será tan adverso como los retos que se encararon hace una década.

“Sentimos que hay una historia diferente ahora, vamos a ver alguna delincuencia subiendo en los préstamos de auto y consumo, pero el perfil de los consumidores se encuentra mucho mejor que en el pasado”, indicó Fernández al tiempo que indicó que los negocios continúan fortalecidos y no anticipan deterioros mayores.

Esa posición de mayor liquidez en las cuentas de los depositantes, la actividad económica que todavía se percibe, el buen desempeño de sectores particulares como el turismo –con niveles de ocupación no vistos en años- y la demanda de propiedades, habida cuenta la escasez de unidades de vivienda y la mejora en el valor de los inmuebles, son factores que contribuirán a que la actividad prestataria continúe adelante en lo queda de este año, explicó Fernández.

Si bien durante el pasado trimestre, Oriental reservó unos $4.8 millones por dos préstamos comerciales no acumulativos y otros $5.1 millones por el aumento en la cartera de préstamos, las señales alentadoras de la economía local contribuyeron a que durante el segundo trimestre de este año y por segunda ocasión, la institución revisara sus factores cualitativos. Ello, a su vez, se tradujo en un ajuste de casi $5 millones en la provisión ante posibles pérdidas en préstamos.

En paralelo, la matriz de Oriental Bank comienza a beneficiarse de intereses más altos como resultado de las movidas de la Reserva Federal y su efecto en los préstamos e inversiones con rendimientos más altos.

El margen neto de interés o NIM en inglés se calculó en 4.80%, unos 58 puntos base más que hace un año.

En el segundo trimestre del 2022, OFG registró ingresos netos de $40.4 millones, una cifra casi exacta a lo devengado durante el segundo trimestre del 2021.

La gestión del conglomerado naranja -que durante el trimestre compró otros $30.6 millones como parte de su programa de recompra de acciones- supone un desempeño de unos 84 centavos por acción diluida. En el segundo trimestre del 2021, Oriental retribuyó a sus accionistas con un rendimiento por acción común de 78 centavos.

Al concluir el segundo trimestre de este año, el promedio de su cartera de préstamos rondó $6,640 millones y los depósitos básicos se acercaron a $9,000 millones. Los activos totales se acercaron a $10,250 millones.

La “misma brocha” en Wall Street

Si bien los números de Oriental muestran consistencia tras las adquisiciones de Eurobank y las operaciones del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y The Bank of Nova Scotia en Puerto Rico, e incluso aventajan a sus pares en Estados Unidos, la acción de la institución no recibe tal reconocimiento en Wall Street.

“Nos están pintando con la misma brocha en Puerto Rico que en el resto de Estados Unidos”, dijo Fernández al agregar que el mercado está “muy pesimista” con lo que pueda suceder en Estados Unidos en materia económica.

Fernández reconoció que la gestión de la institución y del sector bancario de la isla también tiene como telón de fondo casi una década de titulares adversos por la crisis fiscal y económica que ha experimentado.

Pero se mostró optimista en que el mercado apreciará, en su momento, la gestión de Oriental, y agregó que conseguir tal respaldo, requerirá “paciencia y disciplina”.

💬Ver comentarios