Gerardo Portela ocupa de forma interina la presidencia del BDE. (GFR Media) (semisquare-x3)
Gerardo Portela ocupa de forma interina la presidencia del BDE. (GFR Media)

Pese a la crisis fiscal que enfrenta el país, el Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE), cuyo fin es proveer financiamiento a los pequeños y medianos negocios (pymes), ha derrochado grandes sumas de dinero en contratos de servicios profesionales.

Personal vinculado al BDE, que solicitó no se les identificara, señalaron lo que llamaron el desfase que había entre “la realidad financiera y la opulencia administrativa” en la institución financiera, durante el tiempo que la presidió Luis Burdiel.

Una de sus preocupaciones mayores es la manera en la que el BDE ha ido saliendo de la cartera de préstamos, que en algunos casos, ha vendido con hasta un 80% de descuento. “A ti nadie te obliga a vender, y menos si te están pagando bien y hay colateral”, dijo una fuente, quien agregó que “el proceso se ha viciado, el Banco ha sido leniente y laxo en la negociación, es algo que no se justifica”.

“Prácticamente han regalado la cartera, lo vendieron todo”, comentó otro entrevistado.

Y mientras el Banco se deshacía de la cartera de préstamos, ha gastado cientos de miles de dólares en contratos por servicios administrativos y de consultoría financiera.

Las fuentes señalaron el contrato de una asistente de la presidencia (no es empleada), quien realiza trabajo secretarial y gana $75 por hora. Desde febrero de 2017 a junio de este año la asistente administrativa habrá devengado $193,500.

Asimismo, el BDE contrató una firma de consultoría financiera y administrativa, que comenzó cobrando $120 por hora en 2017, y en contratos subsiguientes subió a $625 por hora.

“Las inversiones de este Banco, por la naturaleza misma de lo que es un banco de desarrollo, no son lo suficientemente rentables como para que se justifique contratar a alguien que cobre $625 la hora”, dijo otra de las fuentes.

A esas denuncias, Gerardo Portela, quien ocupa de forma interina la presidencia del BDE, tras el despido de Burdiel, expresó “hace unas semanas comencé a cancelar y a renegociar contratos en beneficio de los mejores intereses del BDE”. No especificó cuáles canceló ni cuántos.

Las fuentes también indicaron que Burdiel solicitó en una o más ocasiones que le adelantaran el pago de su cheque de nómina, orden que los empleados acataban por miedo a represalias o a perder sus empleos.

Portela no precisó sobre ese asunto, y se limitó a decir que todo se investiga como parte de la auditoría que ha ordenado.

Burdiel fue cesanteado de su puesto en abril y referido al Departamento de Justicia y a la Oficina de Ética Gubernamental (OEG). Las razones para su salida se relacionan a un préstamo que obtuvo hace una década en el BDE, el cual no informó durante su contratación, tal y como lo exigen los reglamentos.

Hasta el momento, ni Justicia ni la OEG han informado el estatus de la investigación.


💬Ver 0 comentarios