Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

doral bank (horizontal-x3)
Doral Bank cerró sus puertas el 27 de febrero de 2015, luego de que la institución encarara múltiples deficiencias operacionales. (GFR Media)

El exprincipal oficial ejecutivo de Doral Financial Corp., Glen R. Wakeman, y el otrora asesor legal de la fallida institución bancaria, Enrique Ubarri, llegaron a un acuerdo con la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, en inglés) para evitar entrar en un litigio contra el regulador federal por el colapso del banco hace unos tres años.

Como parte del acuerdo, tres aseguradoras que suscribían las pólizas de directores y responsabilidad profesional de ambos ejecutivos se comprometieron a pagar unos $14 millones a la FDIC. Ello, con el objetivo de evitar que el regulador acudiera a los foros judiciales para exigir responsabilidad a los ejecutivos por su rol en la insolvencia del banco que cerró sus puertas el 27 de febrero de 2015.

Según documentos de la FDIC, el colapso de Doral le supondrá al fondo que gestiona el regulador bancario aproximadamente $789 millones en pérdidas.

Según el acuerdo de 16 páginas y que figura entre los documentos divulgados por la FDIC relacionados a instituciones fracasadas, las aseguradoras Underwriters at Lloyd’s, Landmark American Insurance Company y Everest National Insurance Company acordaron, en conjunto, indemnizar a la FDIC por unos $14 millones, pago que debió efectuarse entre los meses de octubre y noviembre pasados.

En otro acuerdo separado, la FDIC recobró otros $100,000 de la firma Echandi, Guzman & Associates, que por años se mantuvo en una disputa por daños monetarios con el fallido Doral.

“La FDIC (como síndico de Doral Bank) ha afirmado tener reclamaciones por negligencia crasa, entre otras cosas, contra los oficiales que suscriben el acuerdo, quienes sirvieron en varios momentos como directores y oficiales del banco. Los oficiales que suscriben el acuerdo niegan responsabilidad por tales reclamos”, reza el acuerdo entre Wakeman, Ubarri y la FDIC.

Doral Bank cerró sus puertas el 27 de febrero de 2015, luego de que la institución -según señalamientos de la FDIC- encarara múltiples deficiencias operacionales que junto a la crisis económica que experimentaba Puerto Rico impidieron que el banco regresara a la rentabilidad. Wakeman y Ubarri llegaron a Doral en el 2006 con la encomienda de restaurar la institución tras recapitalizarse, pero su gestión no dio resultados positivos.

Al colapsar por insolvencia, la FDIC vendió en subasta ciertos activos de Doral a Banco Popular, FirstBank y Centennial, una institución financiera en el estado de la Florida.

El acuerdo entre las partes se suscribió el 23 y el pasado 27 de octubre, justo cuando Puerto Rico entero estaba sumido en la emergencia provocada por el huracán María. No obstante, el pacto de Wakeman y Ubarri con la FDIC resurgió ahora que la FDIC ha demandado a unas 16 instituciones bancarias alegando que estas contribuyeron al colapso del banco.

Según una extensa demanda de la FDIC que incluye sobre una treintena de anejos con correos electrónicos y documentos de transacciones suscritas por Doral, instituciones como Barclay’s, Bank of America, Rabobank, Citibank, CreditSuisse y otras contribuyeron al colapso de la institución financiera cuando esta recurrió a acuerdos de intercambio de intereses (“swaps”) que se negociaron utilizando como referencia el Indice Interbancario de Londres (Libor) y que según múltiples investigaciones y demandas fue manipulado por estas.

En la actualidad, Wakeman es principal oficial ejecutivo de DFC Global, matriz de Money Mart, una empresas de servicios financieras en Pensilvania. Ubarri, por su parte, es asesor de Zolfo Cooper, firma que asesora al comité de Acreedores no Asegurados (UCC, en inglés) que interviene en los casos de Título III de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios