Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Contratistas generales buscan crear una nueva generación de trabajadores de la construcción

La ACGPR ha desarrollado un programa de aprendices, quienes además de recibir credenciales válidas en Estados Unidos, recibirán paga mientras aprenden de albañirelía, electricidad u otros oficios técnicos

10 de febrero de 2024 - 3:00 AM

Nuevo presidente de Asociación de Contratistas Generales: “Muchas obras de infraestructura están por comenzar”
REPRODUCIR

Nuevo presidente de Asociación de Contratistas Generales: “Muchas obras de infraestructura están por comenzar”

El ingeniero José Ortiz consideró que “la industria de la construcción ha venido en crecimiento”.

Trabajar con paga mientras se aprende. Esa es la estrategia que ha puesto en marcha la Asociación de Contratistas Generales, capítulo de Puerto Rico (ACGPR) con el objetivo de contribuir a la mano de obra en el sector de la construcción.

El proyecto contempla que los socios de la ACGPR contraten a aprendices que se irán adiestrando como parte de lo que sería una nueva generación de albañiles, carpinteros y obreros en la isla.

“Nuestra meta es que para finales de 2024 ya tengamos a gente tomando los cursos”, afirmó el ingeniero José Ortiz Serrano, quien recientemente asumió la presidencia de la AGCPR. “Está el mercado, tenemos la oportunidad, están los proyectos, que son los talleres de trabajo. Están las condiciones perfectas”.

Ortiz Serrano explicó a En pies cuadrados que la AGCPR busca convertirse en embajadora de Programas de Aprendizaje Registrado (RA), un modelo de adiestramiento impulsado por el Departamento del Trabajo de Estados Unidos. Mediante las RA, las empresas reclutan a empleados bajo el entendido de que se irán capacitando de forma teórica y práctica en unas destrezas u oficios específicos.

“Estamos en el proceso de que nos aprueben los currículos. La agencia local que puede certificarlos es el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC)”, informó Ortiz Serrano.

Ortiz Serrano indicó que el modelo de aprendices se ha aplicado históricamente para formar desde obreros no diestros y ayudantes “hasta oficios formales como plomero, electricista o carpintero”.

En el caso de los programas impulsados por AGCPR, indicó que comenzarán con aprendices para labores no diestras, albañilería y carpintería. Cada uno combinará adiestramiento práctico en la obra o proyecto, que se dará bajo la guía de un mentor, junto con unas horas teóricas en el salón de clases.

“Hay programas de 2,000 horas (equivalentes a un año en horario regular) y hay de 4,000 horas para los más especializados (equivalentes a dos años)”, precisó.

El socio administrador de la firma Design Build abundó que “al empleado que entra se le garantiza un salario competitivo y se le garantizan aumentos a lo largo del programa, para resolver el asunto de la retención”.

Parte crucial del proyecto, que comenzó hace dos años bajo la presidencia del arquitecto Umberto Donato, fue crear una fundación para manejar los programas de capacitación laboral y los requisitos de cumplimiento, a fin de que ese peso administrativo no recaiga en cada firma por separado.

“Quien tiene el empleado es la empresa, (pero) nosotros vamos a contratar las instituciones educativas que van a dar los programas”, explicó. “Hemos estado en conversaciones con Huertas College, por mencionar alguna”.

A su vez, la compañía que participe de programas de RA puede recibir reembolsos del pago de la nómina por los empleados en adiestramiento, uno de los beneficios clave de la Ley federal de Oportunidades y de Innovación de la Fuerza Laboral, conocida como WIOA. Pero Ortiz Serrano recalcó que el beneficio no es solo económico, sino también una vía para que la firma obtenga talentos nuevos a medida de sus necesidades y pueda potenciar a los existentes “para llevarlos al próximo nivel”.

A la vez, los empleados en adiestramiento se benefician de cobrar un salario mientras se educan, sin tener que sacar dinero propio para costear su educación. Además, obtienen credenciales reconocidos en todo Estados Unidos y avalados por el DOL.

“Haremos nuestra parte en mercadear el programa. Hay la necesidad”, aseveró Ortiz Serrano. “Los salarios en la industria se han hecho mucho más competitivos y este programa lo hace aún más. Queremos que se empiece a ver que se puede hacer una carrera y vivir bien con la industria de la construcción”.

A diciembre de 2023, el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos atribuyó 37,700 empleos al sector de la construcción, unos 9,000 más que los registrados en enero de 2021. Antes del 2009, la industria mantenía entre 60,000 y 70,000 empleos anuales.

Modelo que crece con lentitud

En Puerto Rico, las empresas aeroespaciales Lufthansa Tecnik y Lockheed Martin, ambas en Aguadilla, figuran en la lista de embajadores del programa de RA.

El contratista federal Puerto Rico Industries for the Blind, que elabora uniformes y equipos para la milicia desde Mayagüez, también participa del programa.

A su vez, el consorcio LUMA Energy anunció en 2021 que había aceptado su primer grupo de 21 aprendices de celadores de línea. Esto fue posible mediante una alianza con el sindicato International Brotherhood of Electrical Workers (IBEW), que también es embajador del programa del DOL.

Según un comunicado publicado por el DOL en julio de 2019, el DDEC obtuvo una subvención federal de casi $710,000 para promover la expansión del programa RA en la isla. En el resumen de la subvención, se indicó que el DDEC debía cumplir con la meta de involucrar a 315 aprendices y agregar 10 programas de aprendizaje registrados nuevos para 2022.



Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: