A la izquierda, José Mendoza, presidente de Gramas Lindas Landscape. (Luis Alcalá del Olmo)

Las ventas de equipo de patio y jardinería vienen de experimentar un alza impulsada por las reparaciones a los daños que los huracanes Irma y María provocaron a jardines de individuos y comercios en 2017. Se trata de un mercado atado al desempeño de la industria de la construcción que ahora tiene sus oportunidades de negocio en los hoteles que se renuevan para reabrir después de los ciclones.

De acuerdo con el Informe de Ventas al Detalle de Puerto Rico, que elabora la Compañía de Comercio y Exportación (CCE), las ventas de equipo de patio y jardinería ascendieron a $104.3 millones durante los 12 meses de 2018, lo que constituye un incremento de 18.6%, o $16.3 millones, respecto a los $88 millones de 2017. En los primeros seis meses de 2019, esas ventas fueron de $42.6 millones, o 9.6% más que los $38.9 millones del primer semestre de 2018.

“Después del huracán vino un ‘boom’ de rehacer lo que se había dañado”, recordó José Mendoza, socio director de Tropigardens, empresa de Dorado dedicada al cultivo de palmas y plantas ornamentales al por mayor, y presidente de Gramas Lindas Landscape, que trabaja diseño, instalación y mantenimiento de jardines.

Aunque la demanda por plantas y servicios de jardinería comenzó a subir en el último trimestre de 2017, a medida que hospederías y otros clientes comerciales y residenciales terminaban las labores de limpieza después del desastre, Mendoza indicó que “la venta grande fue quizás como seis meses después del huracán, cuando hoteles habían reparado los daños físicos a las estructuras y entonces empezaron con la etapa de jardinería para abrir”.

Con esa apreciación coincidió Viviana Mercado, gerente senior de Asuntos Corporativos de Walmart en Puerto Rico, que en 2018 vio un pico en las ventas del Departamento de Jardinería de la cadena multinacional, que tiene 19 tiendas en la isla. “El año pasado crecimos sustancialmente porque la isla estaba recuperándose del huracán. Los clientes recibieron dinero para reconstruir sus hogares y en eso también caen los jardines”, dijo la ejecutiva.

“Hubo un pico después de María y ya se ha estabilizado, aunque aún sigue creciendo”, agregó respecto a que el departamento experimenta un alza de 5% en ventas en lo que va del año, en comparación con el mismo periodo de 2018. “Las categorías de mayor venta son: plantas vivas, mangueras, tierra, tiestos y sillas de patio”.

El impulso del turismo

Agro Servicios, empresa local de consultoría agrícola y distribución de insumos de agricultura, jardinería y veterinaria, también vio incrementos marcados en ventas, sobre todo de fertilizantes, tras el paso de María. “Los clientes siguen comprando, mayormente para hoteles nuevos o cerrados que van a abrir, lo que aumenta la demanda en el área de paisajismo”, sostuvo Peter Vivoni, presidente de la compañía con centros en San Juan y Santa Isabel.

Vivoni y Mendoza explicaron que la actividad paisajistava de la mano del desempeño de la industria de la construcción, por lo que a falta del abundante desarrollo de urbanizaciones de las décadas pasadas, la oportunidad de negocio está en los jardines de las hospederías y otros proyectos comerciales. A modo de ejemplo, cuando el hotel de lujo Dorado Beach Ritz-Carlton Reserve anunció su reapertura el año pasado, informó que su inversión en paisajismo fue de $10 millones, que sirvieron para introducir más de 300,000 nuevas especies de plantas a la propiedad.

“En los últimos años hemos visto un resurgir de inversión en hoteles y en turismo ‘high end’ (de alta gama) y eso consume mucho del producto de nosotros”, apuntó Mendoza al aludir a la venta de plantas y a los servicios de siembra y mantenimiento de jardines.

El crecimiento del mercado residencial de lujo, impulsado en parte por inversionistas extranjeros que se benefician de las exenciones contributivas de la Ley 22 de 2012 al convertirse en residentes de la isla, también beneficia la actividad paisajista. “En Dorado se están vendiendo muchas casas grandes, costosas, y si compras una casa de $4 millones, vas a querer un jardín bonito, diseñado y trabajado por profesionales”, sostuvo Vivoni.

“Este último año he tenido más propuestas de diseño de paisaje que en años anteriores”, observó Edmundo Colón, socio principal de Eco, firma de arquitectura, arquitectura paisajista e ingeniería civil. “Hay colegas que verbalmente reportan tener más trabajo ahora que en la última década”, agregó el también presidente del Instituto de Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico, entidad agrupa a estos profesionales y es parte del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas.

En el caso de su firma, mencionó que ha atendido propuestas de mejoras al paisajismo en edificios del gobierno federal, de rediseño de estacionamientos y exteriores de clientes comerciales y paisajismo de residencias. Aunque dijo no tener respuesta a cuál es la razón del incremento en la demanda por los servicios de diseño paisajista, sí abundó en que la clientela es muy variada. “No todos han sido inversionistas de las leyes 20 y 22, por ejemplo. Viene gente de dinero y gente no afluente, de todo un poco”, sostuvo Colón.

“Podría pensar que la demanda se debe a que hay un poco más de conciencia, después de los huracanes, de la importancia de que un profesional del diseño los oriente y guíe a tener jardines más resilientes, duraderos y aptos para nuestro clima”, esbozó.

Se diversifican

Dado a que hay menos construcción de urbanizaciones que en las décadas de 1990 y 2000, empresas del sector de la jardinería y el paisajismo se diversifican. “Los desarrolladores de urbanizaciones nuevas eran nuestros principales clientes en aquel momento, así que nos reenfocamos en jardines residenciales y trabajos comerciales”, recordó Mendoza.

En Gramas Lindas Landscape, el servicio de mayor demanda es el mantenimiento de áreas verdes, donde los clientes principales son las asociaciones de residentes de urbanizaciones y condominios, que les piden trabajar las áreas comunes. En el caso de Agro Servicios, los productos y servicios relacionados con la jardinería y los campos de golf constituyen un 8% de su volumen de negocio, que es dominado por ofrecimientos dirigidos a la agricultura y la veterinaria. Mientras, el campo de acción de los arquitectos paisajistas no se limita al diseño de jardines, pues también diseñan plazas, parques de recreación pasiva, instalaciones deportivas y áreas industriales.

Además de la merma en proyectos nuevos, la baja en los valores de las propiedades, el desempleo y la emigración también impactan al sector de la jardinería, según Mendoza. “Si los valores de las propiedades suben, la gente invierte más en sus casas y jardines, pero si bajan, los dueños dejan de invertir”, explicó. “Cuando la gente se queda sin trabajo o se va del país, dejan de pagar la cuota de mantenimiento. Si muchos dueños no pagan la cuota, la asociación de residentes cuenta con menos dinero y reduce la frecuencia con que da mantenimiento a las áreas verdes”.

Sin embargo, hay compañías entrando al sector de la jardinería. Tal es el caso de Healthtex, división de Puerto Rico Supplies que hace un año incursionó en la distribución de productos de jardinería con una variedad de tierras producidas en la isla por Margo Farms y mercadeadas bajo la marca Rain Forest. También trabaja “mulch” elaborado en Puerto Rico, así como piedras decorativas y tiestos importados.

“Nos decidimos porque la jardinería es el ‘hobby’ (pasatiempo) de mayor crecimiento en Estados Unidos”, informó Gustavo Armstrong, gerente general de ventas de Healthtex.

De hecho, según el proveedor de datos de consumo Statista, el mercado estadounidense de hogar y jardín alcanzó aproximadamente $296,000 millones en 2019 y se espera que aumente a $308,000 millones en 2020.

“Las tierras son nuestro producto de mayor rotación. Hemos logrado duplicar las ventas que tenía la línea antes de que comenzáramos a distribuirla, gracias a la calidad del producto y a que nuestra fuerza de ventas logró introducir el producto a clientes nuevos”, dijo Armstrong.

Aun cuando la jardinería es solo un 30% del volumen de negocio de Healthtex, que también distribuye juguetes y artículos de higiene para el hogar, Armstrong confía en crecer en ese segmento mediante la entrada de nuevos productos, como la recién lanzada línea de losetas de piedras de río, para decorar baños, terrazas y patios interiores.

Ante la falta de certeza sobre cuándo los fondos federales de recuperación impulsarán la actividad de la construcción y, por tanto, la de jardinería, el sector apuesta a nichos como el de los jardines verticales y a la integración de la tecnología, como la de sistemas de riego que utilizan sensores de humedad para saber cuándo irrigar las plantas o sistemas de iluminación exterior que se activan con aplicaciones para dispositivos móviles. Los entrevistados coinciden en que la tendencia de los individuos de comprar plantas y materiales para trabajar el patio ellos mismos podría aumentar.


💬Ver 0 comentarios