Pasajeros caminan por el Aeropuerto Luis Muñoz Marín, en Carolina. (GFR Media)

Ante los abundantes testimonios de viajeros que regresan a la isla y no son cuestionados por las autoridades con referencia al coronavirus (Covid-19), las autoridades pertinentes encargadas de la seguridad y manejo del Aeropuerto Luis Muñoz Marín (LMM) hacen todo lo posible por contener el primer y principal puerto de entrada a la isla seguro y libre de contagios.

Tanto la Aerostar Holdings, empresa administradora del LMM, como la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) han puesto en vigor distintos protocolos para manejar la llegada de pasajeros domésticos e internacionales, un plan de acción que han llevado a otros puntos de entrada en la isla, incluyendo los puertos marítimos.

De hecho, a la fecha ninguna de las autoridades ha identificado ningún caso sospechoso de Coronavirus.

A pesar de ello, sí expresaron que están siendo más rigurosos en la inspección a simple vista de los pasajeros que transitan en los puertos de entrada para poder identificar la presencia de síntomas que pudieran advertir sobre algún posible contagio.

El oficial de asuntos públicos de la oficina regional de CBP en Puerto Rico, Jeffrey Quiñones, explicó que los agentes de aduanas solo atienden a los viajeros que llegan a la isla en vuelos internacionales directos como los que se reciben de Panamá, República Dominicana, Colombia, España y Alemania.

Una vez llegan a inmigración, los viajeros son cuestionados sobre su historial de viaje y estado de salud por los agentes, acorde con las exigencias del CDC.

“Están (los agentes de aduanas) entrenados para identificar signos evidentes de enfermedad, como una tos, si una persona está muy sudorosa o si estornudan mucho”, explicó Quiñones.

El portavoz recalcó que el “CBP no realiza una evaluación médica de los viajeros”, sino que se basa en su historial de viaje y aparente estado físico para decidir si deja entrar al pasajero o lo escolta al área de chequeo del CDC que ubica en el mismo aeropuerto.

Si es llevado al CDC del aeropuerto, el viajero deberá llenar una declaración de salud junto a un oficial de cuarentena de salud pública de esta agencia, antes que este último mida su temperatura corporal con un termómetro infrarrojo.

El oficial del CDC “es responsable de la evaluación de salud en todas las plazas indicadas. Tras ese examen, se determina si un viajero necesita más exámenes médicos”, abundó.

En cuanto a los que viajan entre jurisdicciones estadounidenses, el sistemade control depende mucho más de la tripulación de los aviones, indicó el principal oficial ejecutivo de Aerostar Airport Holdings, Jorge Hernández, quien maneja las operaciones de LMM.

“Si el vuelo viene de camino y la tripulación identifica que hay algún pasajero que muestra síntomas que pudiesen ser compatibles con el Covid-19, la tripulación es requerida por ley a notificárselo al centro de operaciones (del aeropuerto meta) y, basado en esa notificación, nosotros activamos al Departamento de Salud”, detalló Hernández, quien cuenta con ambulancias a todas horas del día.

“Hasta ahora, no hay ningún caso doméstico que haya sido reportado”, dijo Hernández, pero el protocolo exige que, antes de que el avión aterrice en LMM, ya haya personal del Departamento de Salud (DS) para examinar al pasajero afligido.

Ahora mismo, “tenemos un canal directo para notificarles a ellos (Salud), pero no hay personal de ellos aquí en el aeropuerto”.

A preguntas sobre la posibilidad de que el personal del CDC, que ya está en el aeropuerto y solo atiende vuelos internacionales, también acuda a los pasajeros domésticos, Hernández dijo que “se asume que los departamentos de salud de cada territorio o estado son los que tienen inherencia en el transporte doméstico”.

Según el protocolo, Salud debe informarle al Control de Enfermedades sobre los casos sospechosos de Covid-19 que arriben de otras jurisdicciones estadounidenses.

En cuanto a los factores de infección que sí están bajo su control, Aerostar informó que ha aumentado la frecuencia de limpieza en todo el aeropuerto, además de equipar sus 160 lavamanos con jabón.

Adicional, han rotulado los baños con material que resalta la importancia de la higiene personal para combatir el contagio de coronavirus.

Asimismo, han comenzado a instalar más de 20 estaciones de desinfectante en todas las entradas y salidas del principal aeropuerto de la isla.

Aunque la situación puede cambiar en cualquier momento, Hernández indicó que ninguna línea aérea ha disminuido la frecuencia de sus viajes desde y hacia San Juan debido al Covid-19 todavía.


💬Ver 0 comentarios