El pollo se distribuyó en cajas de 10 libras a los comedores escolares. (GFR Media) (semisquare-x3)
El pollo se distribuyó en cajas de 10 libras a los comedores escolares. (GFR Media)

La empresa Productos La Aguadillana confirmó hoy que recoge aproximadamente 35,870 libras de pollo empanado que fue distribuido al programa de comedores escolares tras detectarse la presencia de metales en dos instancias separadas.

La información fue ofrecida inicialmente hoy por el Servicio de Inspección para la Seguridad en Alimentos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (FSIS, en inglés).

Luis Álvarez, presidente de la compañía, recalcó que el producto no llegó a manos de los estudiantes ya que la situación fue detectada por los empleados de comedores que se disponían a cocinarlo, y aseguró que ninguno de esos lotes es parte del producto que se distribuye a supermercados y que se mercadea comercialmente.

“Voluntariamente vamos a hacer un recall de un producto que se sirvió exclusivamente a los comedores escolares la semana pasada. La situación fue que recibimos una llamada del Departamento Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) de que habían encontrado, en un Chicken Patty, un pedazo de metal”, sostuvo Álvarez.

Las cajas de pollo empanado de 10 libras se produjeron el 27 de febrero y el 1 de marzo de 2019.

Relató que hubo dos incidencias, una en una escuela de San Juan y la otra en una escuela de Moca, donde las empleadas de comedores escolares, cuando estaban poniendo el producto para cocinar, vieron un pedacito de metal, no sirvieron el producto y avisaron a las autoridades.

“Como medida preventiva nosotros estamos recogiendo todo producto que no haya sido utilizado, para investigar si aparece otra incidencia. La cantidad de los lotes que se entregó es de 35,870 libras. Ahora mismo estamos esperando porque la autoridad escolar nos diga lo que queda de inventario en las escuelas, si es que queda algo”, agregó.

El empresario indicó que esta compañía lleva cerca de cinco años sirviendo a comedores escolares productos empanizados y es la primera vez que algo así les ocurre en los 50 años que llevan operando.

Abundó que durante ese periodo de 5 años le han suplido cerca de 44 millones de unidades y solo se han reportado estas dos incidencias. 

“La planta tiene detectores de metales y por eso la incidencia es prácticamente cero. Lo que hicimos fue reevaluar la estación de trabajo y le hicimos unas modificaciones para asegurarnos que se evita que el producto o las cajas que salgan positivas, porque eso es bien sensitivo, puedan mezclarse con las que están buenas, ya que entendemos que eso es lo que pudo haber pasado”, dijo.

Álvarez adelantó que la empresa ya le presentó al USDA las acciones correctivas que están tomando y esperan que acepten o aprueben las mismas.

“Después que eso se produjo en esos lotes no se hizo nada más para comedores escolares y no hay riesgo que haya producto en algún otro sitio que no sea en las escuelas”, recalcó.


💬Ver 0 comentarios