La empresa coreana Samsung produce su propia línea de televisores y fabrica paneles para muchas otras compañías. (Bloomberg / Patrick T. Fallon) (semisquare-x3)
La empresa coreana Samsung produce su propia línea de televisores y fabrica paneles para muchas otras compañías. (Bloomberg / Patrick T. Fallon)

Para muchas personas, adquirir un televisor o computadora portátil puede derivar en criterios simples como “¿cuán finita es la pantalla?” o “¿cuánto pesa?”. Pero una decisión informada antes de realizar la compra le puede ahorrar mucho dinero le permitirá comprar exactamente lo que está buscando.

A continuación les ofrecemos una guía de lo que debe buscar antes de comprar un televisor o computadora portátil.

Televisores

Paneles LCD y OLED: La mayoría de los televisores modernos usan pantallas LCD (Liquid Crystal Display), una tecnología madura y de fácil fabricación. Estos paneles utilizan iluminación LED (Light Emitting Diode) y suelen ser delgados y de poco peso. Sus desventajas son problemas para reproducir imágenes con movimientos rápidos sin hacer que la imagen se vea borrosa y que, por lo general, su reproducción del color negro no es muy buena.

Por su parte, los paneles OLED (Organic Light Emitting Diode) emiten su propia luz, a diferencia de los paneles LCD que necesitan una fuente de luz (backlight). Por consiguiente, los paneles OLED reproducen niveles de color negro profundos, al igual que un contraste mayor a un panel LCD.

Desafortunadamente, la producción de paneles OLED es mucho más caro que producir un panel LCD. Aunque la diferencia en la reproducción de la imagen es apreciable, un buen panel LCD puede servirle muy bien y ahorrarle cientos de dólares.

Puertos HDMI: El Interfaz Multimedial de Alta Definición es el puerto que facilita la conexión física entre el televisor y los periferales de contenido como, por ejemplo, cajas  convertidoras de televisión por cable, consolas de videojuegos, dispositivos de entrega de contenido por Internet (streaming), reproductores de DVDs o Blu-Rays, sistemas de sonido para el hogar (home theater), etc.

La conexión es el estándar de la industria para la transmisión de vídeo y audio a un televisor, así que todo televisor de alta definición tiene este puerto. Lo que debe buscar es un televisor que tenga el número de puertos HDMI suficientes para conectar todos sus equipos. Como mínimo, el televisor debe tener tres puertos HDMI versión 2.0 que apoya contenido en 4K a 60 Hertz (Hz) por segundo, pero mientras más tenga, mejor.

Los puertos HDMI están estrechamente ligados a la tecnología HDCP que discutiremos a continuación.

Protocolo HDCP: El Protocolo de Protección de Contenido Digital de Banda Ancha es una tecnología desarrollada por la empresa Intel (conocidos por desarrollar y fabricar procesadores para computadoras) cuyo propósito es el prevenir que el contenido de alta definición pueda ser copiado o grabado.

Con esta tecnología, la conexión entre el televisor y los periferales se realiza luego de un “handshake” (una precomunicación cifrada (encrypted)), que establece que todos los dispositivos en la cadena de reproducción están autorizados para reproducir el contenido. Si hay un dispositivo en la cadena que no tiene una licencia, el contenido no es reproducido.

La protección en todas las versiones de HDCP, menos la más reciente (2.3), fue quebrada, pero HDCP permanece como el estándar para proteger contenido digital. Así que, preferiblemente, el televisor debería tener apoyo para la versión 2.2 de HDCP como mínimo.

Paneles 4K: Cuando comenzó la revolución televisiva en alta definición, la resolución de las pantallas eran de 720p (1280x720). Luego debutaron paneles 1080p, con una resolución de 1920x1080 (conocido como Full HD), y ahora tenemos televisores con resolución 4K (3840x2160). La resolución seguirá aumentando pero, al momento 4K es el estándar más alto para consumidores.

Un panel 4K contiene casi 8.9 millones de pixeles (los puntos individuales que, al procesarse, forman una imagen) y, por ende, muestra imágenes mucho más nítidas que paneles de 720p o 1080p.

Sin embargo, para sacar provecho a la resolución 4K necesita contenido grabado en dicha resolución, como Blu-Rays 4K o contenido de streaming en 4K. De lo contrario, el televisor procesará imágenes de 720p o 1080p y lo ampliará para cubrir la superficie de la pantalla, lo que puede hacer que el contenido se vea borroso o que pierda definición.

Puede ahorrar dinero comprando un televisor 1080p, pero la diferencia de costo con un televisor 4K es marginal, así que aspire a un televisor con panel 4K.

Tecnología de alto contraste (HDR): Con la llegada de los paneles 4K, también se introdujo la tecnología de reproducción de alto contraste, o High Dynamic Range. Esta tecnología expande el número de colores que pueden ser reproducidos en pantalla y mejorar el contraste, que es la diferencia entre el blanco más puro y el negro más profundo que puede reproducir un televisor.

Preferiblemente, debe buscar un televisor que, como mínimo, tenga apoyo para el estándar HDR10. Hoy día, los televisores 4K incluyen apoyo para HDR10 y para el estándar Dolby Vision. Lo ideal es comprar un televisor que apoye ambos estándares.

Refresco de la pantalla (refresh rate): Las grabaciones son imágenes que se muestran con tanta rapidez que el cerebro lo procesa como movimiento. La inmensa mayoría de los televisores utilizan paneles que refrescan las imágenes en pantalla 60 veces por segundo, conocido como Hertz (Hz), que coincide con la frecuencia de la electricidad que entra a nuestros hogares.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los paneles de televisores son LCD, y una desventaja de dicha tecnología es que sufre de pobre reproducción de imágenes con movimientos rápidos. Para nuestros ojos, el movimiento se torna borroso y pierde definición.

Los fabricantes pueden utilizar paneles que refrescan la imagen a 120Hz, el doble de 60Hz, para minimizar el efecto de movimiento borroso, pero dichos paneles son mucho más caros para fabricar. Por ende, las empresas utilizan técnicas de procesamiento o programación para modificar la imagen y minimizar el efecto de movimiento borroso sin aumentar los precios.

No obstante, este tipo de procesamiento, o la duplicación artificial del refresco de la pantalla introduce artefactos en las imágenes que pueden ser apreciados. Todos los fabricantes tienen nombres distintos para las técnicas que utilizan para duplicar el refresh rate; lo importante es verificar que dichas funciones puedan ser desactivadas en el menú de configuración, pues el efecto poco natural podría causar vértigo en algunas personas al ver una película o programa en la pantalla.

Tamaño de la pantalla: En términos generales, las personas buscan el televisor más grande que quepa en el espacio disponible dentro de una sala o cuarto. Sin embargo, debe tomar en consideración las dimensiones del espacio y la distancia entre la pantalla y el lugar de donde se sentará o acostará para ver televisión.

A modo de ejemplo, para un televisor con una dimensión de 50 pulgadas en diagonal, la distancia óptima recomendada entre la pantalla y la posición para observar es de un mínimo de ocho pies, aunque idealmente la distancia debería ser de 12 pies.

Existen múltiples herramientas en Internet que calculan la distancia ideal; solo debe proveer el tamaño del televisor y las dimensiones del cuarto donde se instalará. Quizás un televisor de 50 pulgadas se vea imponente en la sala, pero una unidad de 40 o 42 pulgadas podría hacer el trabajo y ahorrarle dinero.

Computadoras portátiles (laptops)

Uso principal para el equipo: Las computadoras portátiles, dependiendo de sus especificaciones, pueden hacer el trabajo de una computadora de escritorio, pero con la ventaja de que la puede llevar a donde quiera.

Sin embargo, el uso que le vaya a dar le puede ahorrar muchísimo dinero y salvar su espalda al no tener que cargar con tanto peso. Si el uso principal que le dará a su portátil es navegar el Internet, enviar correos electrónicos, escribir en un procesador de palabras o en una base de datos y disfrutar de contenido streaming o YouTube, una portátil delgada de 11 a 13 pulgadas, 8 Gigabytes (GB) de memoria principal y un disco duro de un Terrabyte (TB) es más que suficiente y se ahorrará muchísimo dinero.

Ahora, si su uso principal será edición de vídeo, producción de contenido multimedial o, inclusive, para jugar, debe buscar una portátil con pantalla de 14 a 17 pulgadas, con una tarjeta de vídeo discreta (separada), con 16 GB de memoria e, idealmente, con almacenamiento solid state (SSD).

Piense bien en el uso diario que le dará a su portátil y, entonces, busque una máquina que cubra esas funciones por la menor cantidad de dinero posible.

Procesador (CPU): Hasta hace dos años atrás, la empresa Intel tenía, prácticamente, un monopolio en el campo de los procesadores, el chip o “cerebro”  de la máquina. Sin embargo, la introducción de la línea Ryzen de AMD (Advanced Micro Devices) creó un nicho de máquinas con procesadores de alto calibre que cuestan mucho menos que sus contrapartes de Intel.

Ligado estrechamente al uso que le vaya a dar a la máquina, los procesadores de AMD igualan o, inclusive, superan a los procesadores de Intel en las mismas tareas por menos dinero. Por ende, si contempla dos máquinas, una con un procesador Intel y otra con un CPU de AMD, y tienen, más o menos, paridad de especificaciones, siéntase confiado en escoger la portátil con el procesador AMD. Eso sí, el procesador debe ser Ryzen, pues las generaciones anteriores no están a la par con los productos de Intel.

Memoria principal: Hoy día, la mayoría de las portátiles vienen con 8 Gigabytes (GB) de memoria principal, mientras que algunas llegan de la fábrica con 16 GB. La memoria principal (RAM) es la que la máquina utiliza cuando está prendida para almacenar cálculos e información.

Dicha información se pierde cuando la máquina se apaga, pues necesita una fuente constante de energía para funcionar, a diferencia del almacenamiento fijo en forma de “discos duros” o discos “solid state”, que almacenan información permanentemente y que no se pierde al pagar la máquina.

Dependiendo de su flujo de trabajo, más memoria principal le permitirá tener más programas activos al mismo tiempo y la reacción de la máquina a comandos será más rápida. Si puede absolver el costo, compre una máquina con 16 GB de fábrica, pues la mayoría de las portátiles hoy día tienen la memoria principal integrada a la placa madre (motherboard), por lo que no se puede expandir con más memoria de necesitar más memoria en el futuro.

Almacenamiento permanente: En principio, los discos duros modernos no han cambiado mucho desde que IBM produjo el primer disco duro (del tamaño de un refrigerador y con capacidad de cinco Megabytes (MB).

En términos básicos, un disco duro utiliza platos magnéticos para almacenar información de manera permanente. Los discos operan entre 5,400 hasta 10,000 revoluciones por minuto. Por su parte, un disco “solid state” (SSD) utiliza chips para almacenar información, y el acceso a dicha información es mucho más rápida que esperar a que un plato de vueltas y que la información sea leída por el cabezal.

Un disco SSD hace que el sistema se sienta mucho más responsivo, los programas cargan más rápido, operaciones para copiar y mover data son exponencialmente más rápidos y consumen menos energía que un disco duro tradicional, lo que desemboca en más tiempo de batería.

La desventaja es que los precios de los SSDs son mayores a un disco duro tradicional, y mientras más alta sea la capacidad mayor es la diferencia de precio. Pero para uso en una portátil, un SSD es esencial para la operación diaria de una laptop.

Varias laptops pueden apoyar un disco duro regular y un SSD. Si la computadora que contempla solo apoya discos SSD, compre una que tenga el almacenamiento necesario para el sistema operativo (ya sea Windows o macOS), los programas que utiliza y que tenga espacio para almacenar data. Idealmente, si es un SSD, debe ser de 256 GB o más, y si es un disco convencional, de 1 TB o más.

Pantalla: Casi todas las portátiles utilizan paneles LCD para sus pantallas: utilizan poca energía, son delgadas y pueden cubrir múltiples resoluciones, desde 720p hasta 4K.

Si usted padece de problemas con la vista, busque una portátil con pantallas de 15 o 17 pulgadas, pero si su objetivo es cargar el menor peso posible, laptops de 11 a 13 pulgadas serán la orden del día. Una manera en la que portátiles con pantallas pequeñas superan el problema de tener menos superficie que un panel de 15 o 17 pulgadas es aumentar la resolución.

Hoy día se pueden encontrar paneles 4K en portátiles de 13 pulgadas, pero pagará más dinero por el privilegio. Y la experiencia para el usuario estará ligado al próximo punto….

Tarjeta de vídeo discreta o integrada: Casi todos los CPU modernos dedican una porción de su diseño para un procesador de vídeo; estos diseños se conocen como procesadores con vídeo integrado. El tener el procesador de vídeo integrado al CPU abarata los costos para el fabricante, pues no necesita incluir un procesador de vídeo externo en la placa madre.

La desventaja es que los procesadores de vídeo integrados, aunque han mejorado considerablemente, no se acercan al desempeño que una tarjeta de vídeo separada provee.

Por consiguiente, si trabajará en edición de vídeo y/o audio, contenido multimedial o si desea correr videojuegos con un buen desempeño, busque portátiles que incluyen tarjetas de vídeo discretas o separadas. Idealmente, debería buscar computadoras con tarjetas de vídeo de la línea GeForce GTX 10 de Nvidia (GTX 1080, GTX 1070 o GTX 1060).

Puertos de expansión: Idealmente, una laptop debe tener los puertos de expansión necesarios para acomodar sus periferales preferidos como, por ejemplo, un mouse, una impresora, almacenamiento externo, un monitor externo, teclado, audífonos, etc.

Por lo general, las portátiles más grandes (14 a 17 pulgadas) tienen la mayor cantidad de puertos de expansión debido a su tamaño, mientras que las máquinas de 11 a 13 pulgadas tienden a tener menos conexiones externas.

Si su meta es tener una portátil pequeña, puede resolver la falta de conexiones externas mediante adaptadores o multiplicadores de puertos. Como mínimo, planifique conectar un mouse, teclado, impresora y monitor externo al momento de tomar en consideración conexiones externas.

Conexión a Internet: Todas las portátiles modernas vienen con tarjetas Wi-Fi que le permite conectarse a su router de manera inalámbrica para tener acceso al Internet, pero algunas también incluyen una conexión de Ethernet (cable).

Una conexión física mediante cable le otorgará la mayor velocidad posible al momento de transferir información y archivos entre computadoras en su red; una conexión de cable no juega un rol en la velocidad de su conexión a Internet, solo aplica a transferencias entre computadoras locales en su red personal.

Las portátiles más pequeñas usualmente no incluyen un puerto de Ethernet, así que tenga esto en consideración si la cobertura Wi-Fi en su casa es pobre, pues quizás tenga que adquirir un adaptador USB de Ethernet para conectarse al Internet mediante un cable. Del mismo modo, la mayoría de las portátiles incluyen Bluetooth (un protocolo de red personal de corta distancia), por lo que podrá conectar bocinas y audífonos con Bluetooth a su computadora.

Capacidad de la batería: En términos generales, mientras más grande sea la portátil, necesitará una batería más grande para contar con un tiempo de uso sólido. Claro está, la duración de la batería dependerá de muchísimos factores, desde la carga de trabajo sobre el procesador hasta los programas que corra.

Las portátiles pequeñas, casi siempre, son más eficientes porque muchos de sus componentes están integrados en la placa madre y no son tarjetas de expansión. Así que pueden operar casi el mismo tiempo, o más, que una máquina físicamente más grande.

A modo de ejemplo, una MacBook Pro, en esencia, puede operar nueve horas o más utilizando su batería. Las máquinas que corren Windows, usualmente, duran un poco menos que una MacBook Pro debido a todos los servicios que Microsoft corre en el background.

Pero, hoy día, una portátil puede durar de cinco hasta 12 horas operando con batería, dependiendo de la carga de trabajo que se coloque sobre la máquina.


💬Ver 0 comentarios