Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

La agencia calificadora de crédito Standard & Poor's (S&P)  degradó a nivel de chatarra la deuda del Estado Libre Asociado, el Banco Gubernamental de Fomento, los Sistemas de Retiro y la Autoridad de Carreteras, y podría bajar aún más si Puerto Rico no logra conseguir financiamiento en un futuro cercano.

En el caso de las obligaciones generales (GO, en inglés) del Estado Libre Asociado (ELA) de Puerto Rico y la Autoridad de Carreteras, la nota bajó a BB+, mientras que las del BGF y Retiro quedaron en BB.

“Las degradaciones son producto de nuestra evaluación de la liquidez del ELA, incluso lo que consideramos es una reducción en el acceso a liquidez del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) de Puerto Rico. En una acción relacionada, redujimos a 'BB' la calificación del BGF, y se mantiene bajo vigilancia de crédito con implicaciones negativas. También creemos que el acceso a liquidez del ELA, ya sea a través del BGF u otros medios, se mantendrá restringida en el mediano plazo, incluso en el caso de la potencial emisión de deuda planificada para el próximo mes. Creemos que estas restricciones de liquidez no garantizan una calificación de grado de inversión”, dijo la agencia en un informe circulado esta tarde.

S&P señaló que la perspectiva negativa refleja la incertidumbre relacionada con las restricciones del ELA para acceder a los mercados, así como a una evaluación del tamaño y el momento de potenciales contingencias de liquidez futuras. Y apuntó que la planificada emisión de bonos será, potencialmente, vendida pagando intereses altos.

Según S&P, la puntuación para la deuda de Puerto Rico es de 3.2 en una escala donde 1 es el más fuerte y 4 es el más débil. 

No obstante, la agencia reconoció que la calificación no se redujo más por las acciones que está tomando el gobierno actual para reducir el déficit operacional, y lo que catalogó como reformas exitosas de los sistemas de retiro de los empleados públicos y los maestros. El informe de S&P dedica gran parte del análisis a los problemas de los sistemas de retiro.

“Vemos el recién anunciado intento del gobierno para reducir los gastos en el año fiscal 2014 por $170 millones y tener un presupuesto balanceado para el fiscal 2015 como conducentes, potencialmente, a una mejora en el crédito a largo plazo”, dice el informe, par rápido añadir que la implementación representa riesgos a corto plazo que podrían agravar el problema de liquidez y evitar que se elimine el déficit presupuestario.

Perciben mayor riesgo en deuda de Retiro

S&P añadió que redujo más la deuda y los bonos de los Sistemas de Retiro que las obligaciones generales del ELA para reflejar su perspectiva de que la degradación de estos últimos aumenta los riesgos relacionados la liquidez y el acceso al mercado porque hará más difícil que el gobierno le dé prioridad a las obligaciones de Retiro.

Carreteras cae en la redada

Asimismo, indicó que degradó varias calificaciones de la Autoridad de Carreteras al mismo nivel que las GO del ELA a BB+, y mantuvo la vigilancia negativa, para reflejar la posibilidad de que se desvíen ingresos del impuesto a la gasolina para pagar el servicio de la deuda del gobierno, la cual está garantizada en la Constitución de Puerto Rico.

COFINA intacto 

S&P aclaró que no bajó la nota de la deuda de COFINA, que se paga con una porción del IVU, pero retuvo la perspectiva negativa, lo cual refleja su visión de la economía de la Isla y de que los ingresos de COFINA no se van a redirigir al servicio de la deuda de los GO.

Ojo con la liquidez

La agencia detalló que hay unos $940 millones que representan un riesgo inmediato para la liquidez del gobierno a raíz de la degradación, ya que tienen que pagarse en un periodo de entre 30 días y 180 días. Aclaró que entiende que la Administración está negociando actualmente para que ciertos bonistas renuncien a las cláusulas que aceleran el pago de la deuda; al tiempo de que hacen arreglos para nuevas líneas de crédito externas que puedan mitigar los riesgos de liquidez en el corto plazo.

Los $940 millones no incluyen requisitos de capital adicionales si se vuelve a degradar la deuda. Tampoco incluye la necesidad de financiar lo que resta del déficit presupuestario del 2014, o el déficit potencial del 2015, de desarrollarse alguno.

Por otro lado, S&P indicó que no entiende que la Autoridad de Energía Eléctrica tendrá que aumentar su colateral en el caso de una degradación adicional. 

La agencia indicó que la información ofrecida por el gobierno respecto a que los ingresos y los gastos tienen un desempeño mejor de lo presupuestado para la primera mitad del año fiscal 2014 podría no reflejar que los ingresos por el IVU están por debajo de lo proyectado, ya que esa partida no entra al fondo general hasta que haya cumplido por completo con las obligaciones de la deuda de COFINA.

Otro de los señalamientos apunta a que el gobierno podría necesitar financiamiento para los gastos mes a mes en el año fiscal 2015, que comienza el 1 de julio próximo, si sigue el patrón del presente año fiscal en el que necesitó una línea de crédito del BGF de $1,200 millones para esos propósitos. Aunque señaló que es posible que el BGF tenga el apoyo de los depósitos que harían en los próximos meses varias entidades públicas, tras la aprobación de una ley que causaría que se muevan las cuentas de municipios y agencias de la banca privada al BGF. 

Economía débil 

El informe de S&P también analiza la situación económica del país, y resalta que la mayoría del producto bruto proviene de la manufactura y el empleo público, y que aunque el turismo está creciendo, todavía su aportación es modesta.

También menciona que continúa la debilidad en la economía del país, la cual viene arrastrando desde el año fiscal 2006, y que se refleja en la baja poblacional y económica constante desde el 2006, la dependencia de las transferencias federales; el déficit estructural del ELA que lleva más de una década; y la reciente disposición a tomar acción sobre los problemas estructurales mediante las reformas sustanciales a los sistemas de retiro, la eliminación de los subsidios a la Autoridad de Energía Eléctrica y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, y un incremento grande en los impuestos.


💬Ver 0 comentarios