Expertos aseguran que es posible reforzar viviendas informales para que resistan mejor los sismos. En la foto, una de las residencias en Yauco cuyas columnas no soportaron el movimiento sísmico. (Ramón Tonito Zayas)

Los terremotos del lunes y el martes deben servir como alerta para que la ciudadanía y las empresas se ocupen de evaluar sus propiedades de forma proactiva y formular un plan para corregir lo que haga falta para hacerlas más resistentes a sismos, exhortó ayer el ingeniero Emilio Colón Zavala.

Con esto, repitió el llamado hecho después del huracán María: “No podemos repetir los errores del pasado”.

Sin embargo, ¿qué hacer con las cerca de 200,000 viviendas construidas informalmente o con aquellas que se han ampliado y remodelado sin cumplir con código alguno? Ante esta realidad, Colón Zavala; Félix Rivera, presidente de la Comisión de Terremotos de Colegio de Ingenieros y Agrimensores (CIAPR); y Eugenio Ramírez, presidente del capítulo de Puerto Rico del Instituto Americano de Arquitectos (AIAPR), coincidieron en entrevistas separadas que la salida más sabia es consultar a un profesional licenciado, sea arquitecto o ingeniero, antes de presumir que las mejoras estarían fuera del presupuesto.

De hecho, Rivera planteó que hay refuerzos y reparaciones que se pueden ejecutar por etapas y fluctuar entre unos pocos cientos de dólares hasta menos de $5,000.

“Hay que romper con el mito de que los ingenieros y arquitectos somos caros y no es algo accesible para la gente de bajos recursos”, exhortó Ramírez.

El arquitecto señaló que en muchos casos el costo de consultar a un profesional es una tajada muy pequeña del costo total de una obra, y que también puede suponer un ahorro sustancial al minimizar errores en cálculos o evitar malas prácticas que en el futuro requieren reparaciones o volverse a hacer. “Claro, nuestro trabajo tiene un costo y conlleva una responsabilidad de nuestra parte. Pero somos más los que estamos dispuestos a ayudar mediante consejo y a ser flexibles para llegar a un acuerdo que se pueda pagar. Creo que somos la mayoría los que vamos a tener esa intención de ayudar”, aseguró.

De otra parte, dado que se están reportando daños a estructuras en más municipios y las réplicas no han cedido, los expertos echaron luz sobre cuáles señales requieren una inspección estructural urgente por parte de un profesional licenciado.

Colón Zavala mencionó que si las grietas son en forma de X, hay un riesgo importante. “Es una falla bilateral y hay que acudir a un ingeniero estructural”, advirtió. Igual de urgente es la consulta si hay alguna columna que no solo tiene varilla expuesta, sino que también está visible el hormigón que se pone como refuerzo dentro de esas varillas.

“Si se puede sacar el hormigón con la mano, es un problema serio”, puntualizó sobre la señal que aplicaría no solo a columnas sino también a paredes.

Otra señal de alerta es si se puede ver de un lado hacia el otro de una pared estructural porque se ha desplazado o si se despega el techo de la pared, “sobre todo en las esquinas”, indicó.

Esto responde, según indicó Rivera, a que los puntos de conexión entre muros, techo y columnas por lo regular son los más críticos para la integridad de la estructura.

Rivera explicó que, en cambio, se considera normal que tras un sismo se agrieten y desprendan algunos pedazos del empañetado, esa capa superficial de cemento con arena que funciona como terminación de paredes y techos. “Grietas finas por lo regular representan menos riesgo y suelen poderse reparar”, agregó el experto con décadas de experiencia en la fase de respuesta tras terremotos en varios países. Ahora, si aparecen grietas “de un 1/16 o más de pulgada, el grosor de un vellón de 10 centavos, eso tendería a ser un daño estructural”, advirtió.

Por su parte, Colón Zavala indicó que “por lo regular” las grietas en una pared de bloques no son tan peligrosas y se pueden reparar porque en Puerto Rico esas paredes suelen usarse para hacer divisiones, no para sostener la integridad de la estructura. Sin embargo, insistió en tomar con pinzas esta aseveración si no se sabe si la vivienda o la estructura fue construida cumpliendo los códigos de construcción.


💬Ver 0 comentarios