Al hacer compras en línea, se recomienda verificar que la dirección web de la página que solicita tu información comience con “https:” en lugar de “http:”, ya que cuenta con mayores niveles de seguridad y encriptación para hacerla más estable.
Al hacer compras en línea, se recomienda verificar que la dirección web de la página que solicita tu información comience con “https:” en lugar de “http:”, ya que cuenta con mayores niveles de seguridad y encriptación para hacerla más estable. (Shutterstock)

El año 2020 ha sido decisivo para el impulso al comercio en línea y las compras de obsequios para las festividades de Navidad y el Día de Reyes no son la excepción.

De hecho, según datos revelados por estudios de Mastercard, el confinamiento durante la pandemia hizo que el incremento del comercio electrónico en la región de América Latina y el Caribe se haya casi duplicado antes de COVID-19: del 45% al 83% en los últimos meses.

Las compras en línea tienen ventajas, como la conveniencia de poder adquirir 24/7 desde cualquier lugar, pero también conlleva riesgos, como el robo de identidad.

Por eso, Mastercard comparte los siguientes consejos para realizar compras presenciales y en línea de manera segura y sin caer en excesos.

• No gastar más allá del presupuesto

Al delimitar la cantidad de dinero que se puede gastar entre regalos y otras compras, es más fácil lograr un presupuesto controlado que desde el inicio ayude a no exceder el límite. Es importante respetar siempre lo asignado y contemplar un espacio de ahorro para cualquier imprevisto. Los ahorros deben ser vistos como tal y no como dinero extra.

• Verificar la seguridad

Antes de realizar una compra, o guardar datos sensibles e importantes como un número de tarjeta, lo más importante es verificar que la empresa sea confiable. Para ello es relevante siempre indagar más, consultar las redes sociales, las quejas en línea, los comentarios de otros compradores, sitios web de protección a los consumidores y otras organizaciones públicas.

Una vez que se confirme la seguridad en compras recurrentes, la opción de guardar los datos de la tarjeta puede brindar mayor comodidad, rapidez y seguridad al consumidor, siempre bajo contraseñas robustas con caracteres especiales, letras mayúsculas y minúsculas, así como números. Nunca acceda a una compra si se le pide telefónicamente otorgar datos sensibles como códigos de tarjeta al operador.

• Comparar precios

Siempre sucede que cuando un artículo salta a primera vista del consumidor, cumpliendo las expectativas visuales, se duda en consultar otro similar o incluso opciones de venta, lo cual es un error. Consultar distintas fuentes o tiendas para encontrar el mismo producto, permitirá elegir el mejor precio sobre este. En el “e-commerce”, suele suceder que más de cinco proveedores en la zona están listos para ofertar el mismo elemento, y al hacer una comparativa de los costos, sin duda es más fácil encontrar aquel que se adecúe por completo al presupuesto.

• Enlistar las necesidades y no apresurar

Aunque la publicidad de la época y el contexto social actual están jugando un papel relevante en el consumismo, es necesario delimitar lo verdaderamente esencial para la compra, ya que aquellos productos que carecen de unicidad son los que serán obsoletos en un menor tiempo. Esto incluye compras de último minuto que puedan alterar el presupuesto acordado. Adquirir lo verdaderamente indispensable siempre es clave.

• Promociones exclusivas, cupones y tarjetas de descuento

Actualmente, muchos establecimientos ofrecen promociones exclusivas al pagar con tarjetas Mastercard, monederos electrónicos, o cupones de descuento como recompensa a la fidelidad del cliente. Usar estas alternativas de pago, sin duda generan respiros en los gastos efectuados y en el presupuesto delimitado.

• Cuidado al hacer compras en el extranjero

Al realizar transacciones por servicios importados, es necesario tomar en cuenta no solo el costo del envío e impuestos, sino también:

• Nunca brindar información personal o financiera a un e-mail no solicitado, por teléfono o en alguna ventana emergente o “pop-ups”.

• Verificar que la dirección web de la página que solicita tu información comience con “https:” en lugar de “http:”, ya que cuenta con mayores niveles de seguridad y encriptación para hacerla más estable.

• Ingresar la dirección web del sitio donde va a comprar directamente en el navegador, en lugar de acceder mediante enlaces o “links”.

• Buscar un ícono de una llave o candado en la parte inferior de tu navegador. Estos indican que la información está protegida. Si no aparecen o la llave aparece rota, quiere decir que la información no está protegida.

• Obtener un anti-virus o anti-spam y mantenerlo actualizado.

• Dar seguimiento continuo a los movimientos en las cuentas involucradas.

• Preferir pagos sin contacto

En el caso de compras presenciales en tiendas y comercios, la tecnología de chip y sin contacto en tarjetas de débito y crédito permite a los tarjetahabientes realizar compras sin entregar la tarjeta ni tocar el terminal, convirtiendo la experiencia de compra en algo fácil, seguro, rápido y sin posibilidad de clonación, por lo que cada transacción es única e imposible de replicar.