Luego del evento del polvo del Sahara, muchos consumidores deberán limpiar sus paneles fotovoltaicos. (Suministrada)

Una evaluación más rigurosas de 15 sistemas de energía solar similares alrededor de la isla demostró que los tres días de intensa concentración de polvo del Sahara en Puerto Rico no impactó la producción energética semanal de los paneles fotovoltaicos, reveló la empresa local Maximo Solar.

El ingeniero mecánico y CEO de la empresa de energía renovable, Máximo Torres, comparó la producción semanal de las primeras tres semanas del mes de junio y encontró que el promedio fue de 4,170 kilovatios-hora (kWh).

En la semana del 17 al 23 de junio, pese a que los sistemas solares estudiados experimentaron los peores tres días del polvo del Sahara, Torres explicó que se registró una producción conjunta de 4,210 kWh o casi un 1% mayor al promedio de junio.

Según la Estación Atmosférica Cabezas de San Juan, localizada en Fajardo, las concentraciones del polvo del Sahara alcanzaron su punto más alto el martes 23 de junio al llegar a 500 microgramos por metro cúbico.

“Los resultados demostraron que se mantuvieron promedios similares en las tres semanas. Es decir que, aunque hubo impacto por el polvo, este fue mínimo y poco afectó la producción general, dado que el episodio intenso no ocurre por tiempo prolongado”, indicó el ingeniero a través de un comunicado de prensa.

El 23 de junio, cuando se registró la mayor concentración de polvo del Sahara en el aire puertorriqueño, algunos sistemas solares registraron una reducción de energía de hasta un 15%, pero el promedio de todos los sistema estudiados fue de un 7%, en comparación con el resto del mes.

Curiosamente este evento ocurre cuando la isla experimenta los días más largos del año, promediando un poco más de 13 horas diarias. No obstante, este hecho no altera las conclusiones, ya que las tres semanas prácticamente recibieron la misma cantidad de horas sol por día”, señaló.

El Nuevo Día ya había reportado que, en los días de mayor concentración, el polvo del Sahara había disminuido en un 25% la producción energética de paneles fotovoltaicos en el área metropolitana.

En cuanto al polvo del Sahara, el ingeniero explicó que actúa como micro receptores de luz que podrían afectar la cantidad total de luz que incidente tanto en todas las superficies terrestres, incluidos ahí los paneles fotovoltaicos.

Un efecto similar y más común se le atribuye a la lluvia y a la neblina, que inciden en la producción de cada sistema solar.

La muestra es adecuada para concluir que el efecto del polvo del Sahara no es un factor significativo dentro de las condiciones normales y las variaciones atmosféricas a las que están sujetos los sistemas solares”, explicó.

No obstante, el experto en energía solar recomendó como parte del mantenimiento de sistemas solares, el lavado de placas anualmente y con mayor frecuencia en zonas de tráfico vehicular o cercanas a áreas de construcción.

Asimismo, recomendó verificar la integridad de las estructuras y de los anclajes de paneles fotovoltaicos de cara al próximo huracán en el Caribe.