Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El directivo de la JSF, David A. Skeel, y el presidente del BGF, Christian Sobrino, participaron en la audiencia de ayer. (Gerald López Cepero)

Recurrir a empleados internos para hacer el trabajo, menos asesores externos, un plan claro y simple para ejecutarse y una postura de apertura con los acreedores hizo posible que el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) aprobara y recientemente enmendara el acuerdo de reestructuración de la deuda (RSA, en inglés) del otrora agente fiscal de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios