El presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico recomendó una reapertura paulatina del comercio para evitar aglomeraciones y garantizar que existan protocolos seguros. (archivo)

La Coalición de Cámaras de Comercio de Puerto Rico, compuesta por la Cámara de Comercio del Sur de Puerto Rico, la Cámara de Comercio del Oeste y la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR), muestra reparos a que se permita la reapertura total de la economía y pide que antes de tomar esa decisión el gobierno muestre estadísiticas claras de cómo va Puerto Rico en el manejo de esta pandemia.

“Desde el inicio de esta pandemia, hemos colaborado con la gobernadora (Wanda) Vázquez Garced en múltiples frentes. Han sido muchas las reuniones con ésta y con el secretario de la Gobernación (Antonio Pabón), presentándoles las recomendaciones que nos han hecho llegar empresarios de todos los sectores, pero entendemos que todavía estamos faltos de estadísticas confiables que nos pueda ofrecer una radiografía certera de dónde estamos con respecto a esta pandemia. Al momento de iniciar esta apertura tiene que ser una escalonada, por sectores y con protocolos claramente definidos”, expresó José Ledesma, presidente de la CCPR.

Por su parte, Luis A. Alvarado Cintrón, presidente de la Cámara de Comercio del Sur de Puerto Rico (CCSPR) resaltó la necesidad de que se evalúe el impacto y repercusiones que tendrá en el mercado este plan del gobierno para la apertura del comercio en la isla.

“Debe tener protocolos claramente definidos y uniformes para todos, como el proceso de sanitización, equipos de protección personal, los espacios de distanciamiento [3'-6'-10'] bien definidos. Esa preocupación es grande, porque estamos viendo que los “task force” económico y de salud laboran independientemente. Esto se nos puede salir de la mano y no es lo que queremos. Nuestra mayor preocupación es con relación a la apertura anunciada. Tiene que estar bien definido, cónsono con lo que el sector privado les ha recomendado”, advirtió Alvarado Cintrón.

De igual manera se expresó la presidenta de la Cámara de Comercio del Oeste (CCOPR), Waleska Sánchez de Gutiérrez, quien –además de recordar que la región sur, suroeste y oeste de Puerto Rico tienen particularidades distintas por haber sido impactados doblemente en muy poco tiempo por un terremoto y ahora el cierre de toda la actividad comercial a consecuencia de la pandemia del COVID-19– espera que antes de que el gobierno pueda pronunciarse respecto a la flexibilización de la actividad comercial, deben presentar esos planes por industria, para que cada cual concerniente sepa lo que tiene que hacer.

Ese plan debe mostrar el A, B, C de los protocolos a seguir, claramente establecido, porque de no ser así, cada cual lo interpretará a su manera y no vamos a tener un control satisfactorio del asunto de salubridad y protección, como deseamos. No sólo de los clientes, sino también de los empleados para cada una de las industrias que se va a flexibilizar”.

“Ahora mismo, analizo el panorama y veo muchas áreas que son de disfrute o esparcimiento social que pienso no deben ser flexibilizadas aún. Entendemos que si fuésemos a flexibilizar algún sector, deberían ser industrias de servicios que –por la naturaleza de la asistencia que ofrecen—pueden establecer un buen plan convenido para que tanto clientes como los empleados puedan estar seguros en la actividad que van a llevar a cabo”, señaló la líder cameral del oeste.

Otro punto bien neurálgico en la que coincidieron los tres líderes camerales fue en que en las últimas semanas se ha hablado que la contabilidad de los casos no es precisa ni clara, como deberían estar, por lo que se necesita poder tomar decisiones con una base de datos que no esté contaminada o saturada. Este es otro punto que hay que considerar desde la perspectiva de los próximos pasos a seguir.

Para que la medida de “contact tracking” sea efectiva, tienes que tener un conocimiento bien detallado de dónde está la gente y el número real de casos. Entendemos que ahora mismo esa estadística no es confiable. Por lo menos, para el sector privado no lo es. Estamos recomendando este plan paulatino por sector y estamos abiertos para discusión, como se hizo con las órdenes ejecutivas de la gobernadora, donde se nos escuchaba y se incluían nuestras recomendaciones en las mismas”, expresó Ledesma.

“Las estadísticas deben ser la base para abrir responsablemente, con datos reales, no subiendo el nivel de alerta a uno irrazonable, argumentando la extensión del toque de queda hasta junio [para gran parte de la economía] sin flexibilización alguna, agregó el president de la CCPR.

Las tres cámaras de comercio que componen esta Coalición, son las que más sectores de la economía tienen representados, por ser las tres instituciones multisectoriales representativas del sector privado en toda la isla. La CCPR, nada más, cuenta con unas 30 asociaciones afiliadas, provenientes de todos los sectores.


💬Ver 0 comentarios