Aunque antes representaban sola una fracción de sus ingresos, los servicios de entrega se han vuelto indispensables para los restauranteros durante la crisis del coronavirus. (GFR Media)

Al cabo del primer día del toque de queda impuesto la semana pasada para prevenir el contagio comunitario del coronavirus en Puerto Rico, la cantidad de órdenes de comida que carreros locales como Uva! y Dame un Bite entregaron a domicilio se disparó hasta en un 50% y siguió creciendo, en ocasiones, hasta un 10% adicional cada día hasta el día de hoy.

Así lo expresaron los emprendedores al mando de ambas compañías que han tenido que contratar más personal para sumar a su plataforma digital los menús de decenas de nuevos locales y entregar cientos de sus órdenes diariamente, ahora que las personas no pueden visitar sus restaurantes favoritos.

“A nuestra aplicación están entrando muchas personas que normalmente no pedirían delivery. Antes teníamos una razón de registro de 100 personas diarias y ahora se nos están registrando casi 500 al día a pedir comida”, dijo la principal oficial ejecutiva de Uva!, Laura Tirado, quien contrató a dos agentes de ventas nuevos para ayudar en el inducción de nuevos restaurantes a la plataforma.

En cuanto a los consumidores nuevos, estos suelen compran comida para más de una persona y gastan alrededor de $40 por orden, pero no solamente están interesados en comer. “Vemos a un HP Tavern que, en vez de enviarte una pizza hecha, te envía una sin hornear para que tengas la experiencia de cocinarla en tu casa y la gente nos envía fotos de ellos haciendo la pizza”, dijo Tirado, quien tiene a más de 400 carreros entregando órdenes de comida desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la medianoche.

Por su parte, el principal oficial ejecutivo de Dame un Bite, José Alejandro Ortiz, confesó que “antes de esta situación, nuestro delivery estaba un poco estancado, pero ahora hemos estado viendo un crecimiento entre 30 y 50%, dependiendo del día. Tuve que llamar a empleados viejos para seguir expandiendo”. Su empleomanía ahora suma a ocho, mientras que los carreros superan los 300.

Ortiz tiene a su programador trabajando horas extra para adelantar el lanzamiento de su plataforma rediseñada, que les permitirá a los usuarios, entre otras cosas, repetir sus ordenes favoritas con tan solo un clic, cuando esté disponible dentro de dos semanas en el Apple Store. Los usuarios de Android deberán esperar un poco más por el rediseño.

Ambas empresas le dan servicio de delivery a cientos de restaurantes en el área metropolitana, pero la mayoría de estos están sufriendo cuantiosas pérdidas al no poder recibir comensales.

Tal es el caso del restaurante Acapulco Taquería Mexicana, uno de los más populares en la Calle Loíza de Santurce, que ha experimentado mermas de casi un 70% en su volumen de ventas debido al toque de queda, pero ha adaptado su operación para sobrevivir con el otro 30% hasta que pase la crisis.

“Tuvimos que simplificar el menú. Seguimos haciendo nuestras tortillas desde cero, porque no vamos a sacrificar la calidad, pero cortamos algunas opciones para agilizar todo el proceso de delivery”, dijo uno de sus propietarios, Alessandro Salvatore, quien empezó a ofrecer un megapaquete con comida mexicana suficiente para sobrevivir tres días, además de dos rollos de papel de baño y una docena de huevos.

En cuanto a la lógica detrás de su especial, Salvatore, quien también es dueño del restaurante de comida italiana Bocca en la misma calle, contestó que “las ventas han bajado, y fuéramos suertudos si por lo menos llegamos a cubrir nuestros gastos de nómina. Tenemos que tratar nuevas cosas para atraer a más clientes”.

De hecho, las grandes cadenas de restaurantes casuales también han redoblado su apuesta a la entrega de comida a domicilio para sobrevivir a esta tormenta.

“Antes de que pasara esta situación, el delivery era una parte fraccional de nuestro negocio. Ahora, las ventas de ‘to-go’ y delivery se han triplicado en número de transacciones”, dijo el vicepresidente de operaciones de International Restaurant Services Inc. (IRSI), Osvaldo Torres, quien maneja 33 restaurantes Chili’s, Romano's Macaroni Grill y P.F. Chang’s en la isla.

Además de reducir el menú para agilizar las tareas de sus 24 cocinas en operación, IRSI ha sumado los esfuerzos de los carreros de Munchies Express y Lunchera para reforzar su delivery en Mayagüez y Ponce, respectivamente.

En cuanto a su empleomanía en los restaurantes, que antes de la orden ejecutiva sumaba a más de 2,600, el vicepresidente senior de IRSI, Ramón Leal, indicó que están rotando los turnos para darle horas de trabajo a todos los empleados que sea posible.


💬Ver 0 comentarios