Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Las promesas falsas son dañinas, pero la ausencia de promesas legítimas, también lo es”, indicó el Catalá. (horizontal-x3)
“Las promesas falsas son dañinas, pero la ausencia de promesas legítimas, también lo es”, indicó el Catalá. (Archivo / GFR Media)

El economista Francisco Catalá reafirmó este viernes que Puerto Rico atraviesa por un proceso de desmantelamiento acelerado de su marco regulatorio e institucional, siendo el caso de la Compañía de Fomento Industrial (CFI), un ejemplo claro del vacío institucional al que se expone la sociedad puertorriqueña.

Nada más peligroso que el vacío institucional”, agregó Catalá al dar como ejemplo la iniciativa reciente del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) “Invest Puerto Rico” y que describió como “una porquería”.

Según Catalá, Puerto Rico ha entrado en un proceso de desmantelamiento de sus instituciones, sin que haya una reflexión clara de la sociedad que se quiere o del futuro que debe jugar la economía puertorriqueña en la región y el hemisferio.

Parece que hay una especie de sortilegio porque se cree que si se dice en inglés habría una especie de milagro”, dijo Catalá arrancando risas de la audiencia.

Invest Puerto Rico” es una organización recién creada por la administración de Ricardo Rosselló Nevares y que transferirá a una entidad privada la promoción de Puerto Rico como destino de negocios, ahora una responsabilidad de la CFI.

Con la creación de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) por imposición congresional, Puerto Rico se apresta a entrar en un proceso acelerado de cambios, tanto en lo que atañe al aparato de gobierno, como a las funciones de este, lo que a su vez, repercutirá en el forma en que se conducen los negocios en la Isla y los sectores no gubernamentales.

Vamos por el rumbo del desmantelamiento”, dijo Catalá a sus pares durante la reunión anual de la Asociación de Economistas de Puerto Rico (AEPR) y que este año fue dedicada al economista Joaquín Villamil.

El autor de ‘Promesa Rota’ -una obra en nada relacionada al estatuto federal sino al legado del exgobernador institucionalista Rexford G. Tugwell- sostuvo que todavía, en buena parte, las inquietudes en la gestión económica de mediados del siglo XX y que resultaron, entre otras cosas, en el desmantelamiento de la agricultura, en la migración forzada de miles de puertorriqueños y en el programa de industrialización de Puerto Rico, continúan vigentes.

El tiempo de los usureros y de la cacería de renta no ha pasado”, manifestó Catalá.

De acuerdo con el economista, Puerto Rico necesita decidir ser país o una minoría étnica en otra nación, o ser un centro y polo creativo de la región o un “anfitrión” de un enclave de producción financiado por capital ausentista y subrayó que “lo fácil” en una sociedad es destruir las instituciones que se poseen, pero lo verdaderamente difícil es articular instituciones que sirva a sus ciudadanos y que permitan la productividad privada, pero sin que ello represente un lucro desmedido.

Las promesas falsas son dañinas, pero la ausencia de promesas legítimas, también lo es”, indicó el economista.


💬Ver 0 comentarios