La secretaria del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, no ha estado disponible durante toda la semana para aclarar las denuncias de quienes no han recibido respuesta a su solicitud de seguro por desempleo. (GFR Media)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Horas sin conseguir comunicación por teléfono para abrir un caso de reclamación por desempleo, la frustración de llenar el formulario por internet solo para que colapse el sistema justo antes de terminar, incertidumbre por no recibir confirmación del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH).

Estas son algunas de las experiencias que compartieron con El Nuevo Día algunos de los trabajadores cesanteados a raíz de los cierres que el gobierno ha decretado en respuesta a la pandemia de COVID-19.

Según la Unión General de Trabajadores (UGT), sindicato que representa al personal unionado del DTRH, la emergencia ha detonado más de 300,000 solicitudes del beneficio por desempleo.

Y, lejos de negar los problemas para manejar este alto volumen de peticiones, tanto el gremio con la dirección del DTRH que encabeza la secretaria Briseida Torres, reconocieron ayer los retos y aseguraron que las demoras en poder solicitar no afectarán el acceso al beneficio.

“Todas las solicitudes se van a atender y se adjudicarán los beneficios según dispone la ley, nadie debe tener dudas sobre esto”, afirmó ayer Gerson Guzmán López, presidente de la UGT.

Por su parte, durante una transmisión pública para actualizar la respuesta del gobierno al COVID-19, la secretaria del DTRH, también reconoció que los ciudadanos experimentan dificultades para solicitar el beneficio porque “las reclamaciones han aumentado exponencialmente”.

Al igual que los unionados, Torres puntualizó que quienes cualifiquen para la ayuda la recibirán aunque no hayan podido someter la solicitud por esta situación y que la compensación será retroactiva.

¿Qué hacer?

Entretanto, Christopher Domenech, portavoz de la secretaria Torres, urgió a todos los solicitantes de desempleo por situaciones relacionadas con el COVID-19 a que hagan el trámite por la página web trabajo.pr.gov y en su solicitud entren “escasez de trabajo” como razón del desempleo.

Esto responde a que esa es la categoría bajo la cual se están agrupando las distintas cesantías, sean parciales, temporeras o finales, ligadas a la pandemia.

Como las oficinas están cerradas y algunas solicitudes salen con “un punto controvertible” que no les permite concluir el trámite, Domeneceh indió que deben enviar un correo electrónico explicando su situación a [email protected].

En caso de poder someter la solicitud por internet, la agencia envía una comunicación por correo regular. “En esa notificación está el ‘pin’ de su cuenta, con la cantidad a recibir y la fecha”, precisó.

El portavoz indicó, además, que una vez el gobierno federal finalice las guías para autorizar el desembolso de la ayuda especial por desempleo que se aprobó par lidiar con el impacto económico del COVID-19, “eso se va anunciar para que la gente lo sepa”.

Anticipó que quienes ya hayan solicitado, recibirán el pago adicional de forma automática. Las ayudas por desempleo, incluidas en la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus, conocida como CARES, pueden alcanzar un máximo de $790 semanales por cuatro meses que expiran el 31 de julio.

Ayer, Torres anunció que la cifra oficial de solicitudes de desempleo se divulgará hoy jueves, cuando también se publicarán las cifras federales del mercado laboral.


💬Ver 0 comentarios