Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La carta fue enviada al director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Gerardo Portela Franco. (GFR Media) (horizontal-x3)
La carta fue enviada al director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Gerardo Portela Franco. (GFR Media)

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y el Departamento del Tesoro estadounidense determinaron que no desembolsarán el préstamo que solicitó Puerto Rico hasta que no se adopte una nueva “política de balance de efectivo” que tendrá que avalada por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares.

Asimismo, el gobierno federal determinó que mientras el gobierno puertorriqueño no llegue a los niveles establecidos en dicha política, este tendrá que continuar cubriendo sus necesidades de efectivo en lugar de pedir desembolsos a FEMA.

La decisión de FEMA y el Tesoro federal en torno al préstamo que solicitó la isla tras el paso del huracán María  fue comunicada al director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Gerardo Portela Franco, en una carta con fecha del pasado 9 de enero.

La carta a la que tuvo acceso El Nuevo Día está firmada por el administrador auxiliar del Directorado de Recuperación de FEMA, Alex Amparo, y el subsecretario auxiliar de Finanzas Públicas del Tesoro federal, Gary Grippo.

En la carta, Amparo y Grippo dejaron entrever a Portela Franco que si bien el gobierno de Rosselló Nevares ha planteado que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) necesitarán efectivo este mismo mes, lo cierto es que el gobierno ha continuado excediendo en los meses siguientes al huracán María la cifra de $1,500 millones en efectivo.

El sábado pasado, El Nuevo Día reveló la existencia de la carta de Amparo y Grippo, pero no había obtenido copia del documento.

De igual forma, los funcionarios federales parecieron justificar su decisión, haciendo referencia al informe divulgado por el gobierno puertorriqueño en el que se da cuenta de la existencia de unos $6,875 millones en efectivo en fondos restrictos y no restrictos en unas 800 cuentas bancarias.

De acuerdo con la misiva, ante la existencia de tales cantidades de efectivo, el gobierno federal instituirá como “un asunto de política pública, una política de balance de efectivo” que servirá para determinar en qué momento FEMA desembolsará dinero del préstamo que solicitó Puerto Rico.

La carta, sin embargo, no establece cuándo se adoptará esa “nueva política de efectivo” o qué criterios se incluirán en esta.

Carta de FEMA a Gerardo Portela by El Nuevo Día on Scribd

Luego del azote del huracán María, la administración Rosselló Nevares solicitó al gobierno federal un financiamiento de emergencia ante el colapso de los recaudos del gobierno. Dicho préstamo se otorgaría bajo el programa de préstamos a comunidades afectadas por desastres (CDL, en inglés) que maneja FEMA.

Desde entonces, Rosselló Nevares y Portela Franco han dicho repetidamente que negocian con el gobierno federal las condiciones del préstamo que se entendía daría al gobierno central unos $4,700 millones en liquidez.

“A menos que el nivel establecido en la política de balance de efectivo se alcance, el gobierno (de Puerto Rico) estará necesitado de cubrir sus propias necesidades de liquidez y aquellas de la AEE y la AAA”, dice la carta de Amparo y Grippo.

En la misiva, se indica, además, que el gobierno federal continuará analizando el estado de liquidez de las finanzas públicas y que la nueva política se adoptará en consulta con la JSF, habida cuenta la existencia de Promesa y el proceso de bancarrota ya en curso bajo el Título III de ese estatuto federal.

Un pedido de información a la AAFAF y un intento similar con la JSF no tuvieron respuesta inmediata.


💬Ver 0 comentarios