El informe reveló una caída aún más profunda que en Estados Unidos, donde el gasto de los viajeros -al pasado 18 de abril- fue de un 89% menos que para la misma fecha del año anterior. (Shutterstock)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

La industria turística en Puerto Rico perdió $474 millones en gastos de viajeros durante las pasadas cinco semanas, desde que comenzó el cierre de gran parte del sector público y privado de la isla para contener el avance del COVID-19.

Las pérdidas, reportadas ayer por Adam Sacks, presidente de la firma Tourism Economics, fueron de casi $100 millones semanales: $96 millones para la semana que culminó el 21 de marzo, $90 millones para la del 28 de marzo, $95 millones en la del 4 de abril, $96 millones en la del 11 de abril y $97 millones en la semana del 18 de abril.

Se trata de dinero que no entró a la economía local debido a los turistas que no visitaron la isla por razones relacionadas a la pandemia.

Durante un webinar celebrado por la organización de mercadeo de destino (DMO, en inglés) Discover Puerto Rico, del que participaron unos 400 miembros de la industria turística local, Sacks informó que al pasado 18 de abril, el gasto de los viajeros en la isla estaba un 96% por debajo del gasto reportado para la misma fecha del año anterior.

El informe reveló una caída aún más profunda que en Estados Unidos, donde el gasto de los viajeros -al pasado 18 de abril- fue de un 89% menos que para la misma fecha del año anterior.

Sin embargo, Sacks estimó que a medida que culminen las cuarentenas en distintos mercados de los Estados Unidos, se podría experimentar una recuperación paulatina. Como se espera que las diversas naciones alrededor del mundo tarden en levantar las restricciones impuestas a vuelos internacionales, anticipó que los vuelos domésticos se recuperarán primero.

En ese sentido, destacó que “Puerto Rico tiene una ventaja decisiva para impulsar la demanda”. Sacks resaltó que la isla “tiene más demanda aérea de residentes que otros destinos en el Caribe”. Es decir, como suele haber mucho movimiento en vuelos domésticos de parte de residentes en la isla y de la diáspora boricua en Estados Unidos, esa demanda pudiese ayudar a retener y recuperar el acceso aéreo más pronto que otros destinos.

El webinar también contó con presentaciones de Erin Francis-Cummings, presidenta de Destination Analysts, y Alisha Valentine, directora de Análisis e Investigación del DMO.


💬Ver 0 comentarios