Christian Sobrino Vega, indicó que una vez se complete el intercambio de los bonos vigentes por los nuevos instrumentos de Cofina, tanto él como los demás directivos actuales de la entidad renunciarán a sus cargo. (GFR Media) (semisquare-x3)
Christian Sobrino Vega, indicó que una vez se complete el intercambio de los bonos vigentes por los nuevos instrumentos de Cofina, tanto él como los demás directivos actuales de la entidad renunciarán a sus cargo. (GFR Media)

Mientras el sindicato de bancos contratado por el gobierno para intercambiar la deuda de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) se mueve a toda prisa para completar la transacción, el gobierno está listo para dar paso a la nueva gobernanza que tendrá esa corporación pública.

Como secuela del plan de ajuste aprobado por la jueza Laura Taylor Swain, la nueva gobernanza de Cofina contará con tres directivos independientes. Entre otros criterios, estos directivos no podrán ocupar cargos en el gobierno, recibirán paga y, a pesar de que estos regirán el funcionamiento de una corporación pública que forma parte del gobierno puertorriqueño, estos no tendrán que ser confirmados por el Senado. La gobernanza de la nueva Cofina fue aprobada por la Legislatura el año pasado con la Ley 241 y dicho estatuto es uno de los elementos que hizo factible el plan de ajuste de Cofina.

Partiendo de los documentos en corte, los directivos habrían sido sugeridos por ciertos bonistas que participaron de las negociaciones para reestructurar Cofina y sus mandatos, a tres años, cobrarán vigencia el día en que se complete la transacción.

Los directivos deben tener pericia ejecutiva en el mundo de las finanzas, rezan los documentos, y la nueva Cofina recibirá unos $5 millones para su funcionamiento como producto del acuerdo. Según el plan, si se diera el caso de que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) cese sus funciones, tocará a los directivos de Cofina implementar el plan de ajuste.

El pasado domingo, El Nuevo Día reveló que los bancos de inversión Merrill Lynch, Barclays, Jefferies y JPMorgan integran el sindicato de bancos que intercambiarán los bonos vigentes de Cofina por los nuevos instrumentos de esa corporación pública, cuyo valor fue recortado en unos $6,000 millones.

Según los documentos del plan de ajuste, Puerto Rico pagará unos $32.4 millones en comisiones a los bancos de inversión encabezados por Merrill y otros $472 millones en “costos de consumación” a ciertos grupos de bonistas y asesores que participaron de las negociaciones para reestructurar la deuda de Cofina.

Según el principal oficial ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) Christian Sobrino Vega, una vez se complete el intercambio, los actuales directivos de Cofina, incluyendo él, renunciarán a sus cargos y el gobernador Ricardo Rosselló Nevares emitirá los nuevos nombramientos.

De acuerdo con el plan, los tres directivos recomendados para la nueva Cofina son Alexandre Zyngier, Daniel Heimowitz y Richard (“Rick”) Kolman.

Zyngier, según el servicio especializado Bloomberg, es director gerencial de Batuta Capital Advisors, una firma de inversiones y asesoría especializada en activos deprimidos o en quiebra. El ejecutivo laboró antes para bancos como Deutsche Bank, Goldman Sachs y también fue ejecutivo de McKinsey & Company, firma que asesora a la JSF.

Heimowitz se desempeña como director gerencialde RBC Capital Markets, con énfasis en créditos municipales. Antes laboró para el grupo de Finanzas Públicas del fallido Lehman Brothers, fue ejecutivo de Moody's Investors Service para la década de 1990 y presidente de la Junta Reglamentadora de Valores Municipales (MSRB, en inglés).

En tanto, Kolman es director gerencial en Academy Securities. Según su perfil en el sitio web de la referida firma, el ejecutivo laboró por 25 años en Goldman Sachs, donde supervisó sobre $100,000 millones en emisiones de deuda; fue directivo de MSRB y del comité ejecutivo de la Asociación de la Industria de Valores y Mercados Financieros (Sifma, en inglés).


💬Ver 0 comentarios