Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Esa es la cantidad de propiedades que corren riesgo de ser subastadas. Dos puertorriqueñas comparten el duro proceso.

Entre finales de los años 90 y principios del Siglo XXI, las urbanizaciones nuevas se multiplicaban aquí como los panes y los peces en el relato bíblico. Donde quiera que se miraba, aparecían proyectos bellos, fulgurantes, con llamativos anuncios promocionando las nuevas viviendas.


💬Ver 0 comentarios