La secretaria del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Briseida Torres, detalló el procedimiento para retomar la actividad económica parcialmente en la carta circular 2020-03. (GFR Media)

La más reciente orden ejecutiva da pie a la reapertura escalonada de la economía puertorriqueña y les exige a todos los patronos de los sectores exentos que previo a retomar sus operaciones preparen un plan de manejo de riesgo de contagio de coronavirus y que autocertifiquen que están en cumplimiento.

¿Quién puede reabrir, qué debe incluir ese plan y dónde consigo la certificación? Aquí te explicamos esos y otros detalles.

Primero, todo patrono debe leer cuidadosamente las secciones 5, 6, 10, 15 y 16 de la orden ejecutiva OE-2020-038 para descifrar si cualifica para retomar sus operaciones durante la pandemia, según dictó la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

En general, si su negocio es parte de la cadena de suministros o servicios esenciales, podría reabrir bajo estrictas medidas de seguridad (secciones 5 y 6).

La sección 10 detalla las personas particulares que están exentas del toque de queda y generalmente son cuentapropistas, como los notarios y cuidadores de ancianos o menores.

Las secciones 15 y 16 son las más nuevas y detallan que las empresas de construcción y manufactura serán las primeras en retomar casi todas sus actividades a partir del lunes, 11 de mayo.

¿Qué es el Plan de Control de Exposición al COVID-19?

Sin importar el tamaño o tipo de negocio que opere, todo patrono debe someter este plan al Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), por escrito, antes de retomar sus operaciones.

Aquellos negocios que ya operen no están exentos de esta directriz, por lo que deben someter el documento lo antes posible a la agencia estatal.

Según su carta circular 2020-03, que data del 1 de mayo, “cada patrono es responsable de realizar evaluaciones de riesgos en sus lugares de trabajo y establecer los controles de riesgos adecuados para cada lugar”, ya sea eliminando o sustituyendo el riesgo, implementando controles de ingeniería o administrativos o implementando el uso de equipo de protección personal.

Cuando el riesgo no se puede eliminar o sustituir, como es el riesgo de contraer coronavirus, El Plan de Control de Exposición al COVID-19 exige detallar todas las medidas que tomaría el patrono para reforzar todas las demás estrategias.

¿Qué recursos puedo consultar antes de desarrollar mi plan?

Son unas 30 páginas de contenido, pero la Guía sobre la Preparaciónde los Lugares de Trabajo para el Virus COVID-19 fue desarrollado por el Departamento de Trabajo federal (DOL) y el Departamento de Salud y Servicios Sociales federal (HHS).

También está disponible en inglés aquí.

¿Qué detalles mínimos debe incluir este plan de control?

Los primeros requisitos fácilmente podrían copiarse de la páginas de internet de los Centros para el Control y prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), ya que se trata de información general de la pandemia, tales como sus métodos de contagio y síntomas más comunes, además de las recomendaciones más puntuales de las agencias de salud a nivel local (Departamento de Salud), nacional (Salud y ServiciosSociales federal) e internacional (Organización Mundial de la Salud).

Asimismo establece la clasificación de riesgo de contagio de acuerdo con el nivel de exposición ocupacional (alto, mediano o bajo). El DTRH no provee una guía específica para determinar este riesgo, pero el patrono podría consultar la tabla de riesgo relativo por sector económico que desarrolló el “Task Force” Médico (página 7 del documento aquí).

Ya sea con un simple cuestionario verbal o con el uso de termómetros infrarrojos, el patrono debe detallar su proceso de cernimiento de empleados previo a su turno de trabajo.

El plan debe indicar la cantidad de empleados designados a trabajar por día; las modificaciones realizadas a las áreas designadas para tomar alimentos; medidas para promover el distanciamiento físico entre empleados y clientes; y los protocolo para proveer ventilación adecuada o asegurar un filtrado de aire efectivo en las facilidades.

También debe detallar los métodos de limpieza y desinfección del establecimiento, incluyendo la frecuencia de estas tareas y las áreas específicas. Ahí se incluyen los métodos de higiene para empleados y clientes, tratándose de estaciones para lavado de manos, uso de desinfectante de manos, entre otros – incluyendo su itinerario para el lavado de manos para los empleados.

El patrono debe indicar qué equipos de protección personal (PPE, en inglés) son necesarios en sus operaciones y proveerá gratuitamente a sus empleados; proveer evidencia de que adiestró a sus empleados en el uso correcto, las limitaciones y la mejor manera de descartar el PPE. En este punto, el DTRH hace compulsorio el uso de mascarillas.

En caso de que uno de sus empleados presente síntomas de coronavirus o arroje positivo a la prueba, el patrono debe presentar de antemano su plan para el cierre y la desinfección de su local, además de su plan de comunicación para los otros empleados que pudieran estar contagiados.

A eso se añade su protocolo de monitoreo de casos positivos y la inclusión en el Registro de Lesiones y Enfermedades de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), además de las dispensas especiales que tomará para acomodar razonablemente las necesidades de sus empleados en grupos de alto riesgo (embarazadas, mayores de 65 años, personal con condiciones comórbidas).

Finalmente, requiere evidencia de que este plan fue discutido a la saciedad con la plantilla laboral y que hay una persona designada para hacer valer el plan en el lugar de trabajo.

¿Qué es la Autocertificación Patronal y dónde la consigo?

Como sugiere su nombre, este documento recoge la información más importante de cada patrono y certifica que su Plan de Control de Exposición a COVID-19 cumple con los requisitos mínimos.

También incluye una declaración en la que el patrono mismo certifica que ha implementado este plan y accede a que el nombre de su empresa sea incluido en el listado oficial que será publicado en la página de internet del DTRH.

LaAutocertificación Patronal está disponible en la página del DTRH, pero no parece exigir ser notariada.

¿A qué me enfrento si someto información falsa?

Según el DTRH, la autocertificación “no libera al patrono de responsabilidad y/o penalidades en caso de encontrarse que ha incurrido en una violación a las normas de seguridad y salud, o que presentó información falsa en la Autocertificación Patronal sometida al DTRH”.

Además, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Puerto Rico (PR OSHA) podrá comunicarse con el patrono o visitar su lugar de trabajo para corroborar el cumplimiento con la información certificada, hacer señalamientos sobre cualquier deficiencia en el Plan de Control de Exposición al COVID-19 sometido, que deberá ser corregida.

¿A dónde debo enviar estos dos documentos?

Debe enviar el Plan de Control de Exposición a COVID-19 y la Autocertificación Patronal, ambos firmados por el patrono, al correo electrónico de [email protected].

¿Cómo procedo luego de enviar los documentos?

El patrono podrá comenzar a operar su negocio una vez que envíe la Autocertificación Patronal y el Plan de Control de Exposición a COVID-19 al correo electrónico. Una vez sometida, el DTRH entenderá que las facilidades se ajustan a los parámetros establecidos por PR OSHA y los CDC.

¿A quién debo dirigir mis preguntas?

Los patronos pueden comunicarse con el Programa de Consultoría de PR OSHA para más información al 787-705-6678 o escribir a [email protected].

Los empleados también tienen derechos.

Si un patrono no provee el equipo de protección personal a sus empleados o no cumple con lo que dispuso en su Plan de Control de Exposición al COVID-19, el empleado puede querellarse anónimamente con PR OSHA al llamar al 787-754-2172 o al escribir un correo electrónico a [email protected].

EL DTRH les extiende el mismo derecho a las organizaciones obreras debidamente certificadas.


💬Ver 0 comentarios