MIDA señaló que el programa del PAN no es para usarse en restaurantes, es para comprar alimentos no preparados. Esta acción según la asociación podría poner a riesgo los fondos del PAN en la medida que insistan en cambiar las reglas del programa federal.

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte ensuscripciones.elnuevodia.com.

El sector de alimentos reclamó hoy que un nuevo proyecto legislativo amenaza con echar por la borda los esfuerzos que la industria de alimentos realiza en el gobierno federal para que se incluya a Puerto Rico como parte del programa de asistencia nutricional suplementaria (SNAP), según representantes del sector privado.

Se trata del proyecto cameral 2468, radicado por Carlos “Johnny” Méndez, Antonio Soto y Víctor Parés, el cual sus autores han descrito como una propuesta complementaria al plan económico de la Junta de Supervisión Fiscal de $787 millones.

El PC 2468 se aprobó en la Cámara de Representantes, pero al pasar al Senado, ese Cuerpo le añadió una enmienda que ha preocupado a la industria de alimentos. La misma establece que el secretario de la Familia deberá, dentro de 10 días calendario luego de que la medida sea convertida en ley, solicitar al Departamento de Agricultura de Estados Unidos que, durante la vigencia de la Ley o hasta que dure la emergencia, se permita que los beneficiarios de la tarjeta del PAN compren alimentos preparados en restaurantes.

Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribuciónde Alimentos (MIDA), levantó su voz contra esa enmienda y advirtió que podría hacerle daño a Puerto Rico.

“Ese es el tipo de medida que proyecta mal a Puerto Rico. Llevamos tiempo haciendo un esfuerzo con una coalición amplia de entidades para llevar un mensaje a nivel federal de que en Puerto Rico evitamos la mal utilización de los fondos, y ves esta parte del proyecto que es contradictoria y envía un mensaje equivocado”, manifestó Reyes.

El programa del PAN no es para usar en restaurantes, es para comprar alimentos no preparados. Puerto Rico podría poner a riesgo los fondos del PAN en la medida que aquí insistan en cambiar las reglas del programa federal”, agregó el vicepresidente ejecutivo de MIDA.

Señaló que como la legislatura sabía que esa enmienda tendría la oposición del sector privado, no la incluyeron en la Cámara de Representantes, pero en el Senado sí, y los representantes están dispuestos a concurrir con ella. “Ya debería estar claro en la mente del legislador puertorriqueño que el Programa de Asistencia Nutricional no es para eso”.

Explicó Reyes que cuando azotó el huracán María se permitió a los tarjetahabientes que pagaran con la tarjeta en restaurantes porque no había luz en gran parte del país y no se podía cocinar y refrigerar los alimentos. Igual sucedió cuando los terremotos afectaron la zona sur en enero, que por un tiempo se les permitió a los beneficiarios de municipios en esa zona que pudieran comprar en restaurantes y pagar con la tarjeta del PAN, pues el terremoto había destruido sus viviendas. Pero ahora durante la emergencia del COVID-19 la situación es distinta, dijo Reyes, ya que hay electricidad y la gente puede cocinar en sus hogares.

“Uno se queda pasmado de la forma en que se hacen las cosas en este país. Si en algún momento la política pública se debe reforzar más es ahora que el gobierno ha pedido que se queden en casa. ¿Cómo es que aprueban una medida para que la gente salga de la casa a un restaurante? Yo no lo entiendo. Esa es una política pública que choca con la razón”, aseveró Reyes.

Por su parte, Eduardo Marxuach, presidente de la cadena Econo, sostuvo que el gobierno federal ha reiterado que el programa es para la compra de alimentos no procesados. Esto porque, según Marxuach, “donde más se maximiza el dinero del PAN es en los supermercados. Con $9 que cuesta un combo en un ‘fast food’, puedes comprar carbohidratos y proteínas en el supermercado que te dan para alimentar varias personas de tu familia más de una vez”.

Mientras, Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), concurrió por separado con Reyes y Marxuach, al señalar que la enmienda del Senado “va en contra del principio del programa. El programa federal es para que la gente esté bien alimentada, consuma productos frescos y no tantas bebidas azucaradas o comidas calóricas”, expresó el líder de los detallistas.


💬Ver 0 comentarios