La titular de ASORE reconoció que ya se han dado unos esfuerzos por parte del gobierno estatal, como eximir por 30 días el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU) en los alimentos preparados. Sin embargo, recalcó que el esfuerzo debe ir más allá para preven

La presidenta de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE), Marisol Vega Couto, solicitó hoy a las distintas ramas de gobierno, la aprobación de subsidios que ayuden, no tan solo a los negocios que no pueden abrir sus puertas sino a aquellos que, aunque operen parcialmente, estén sufriendo un impacto económico significativo a raíz de la emergencia por el coronavirus (COVID-19).

“La industria de restaurantes en Puerto Rico se ha distinguido por su activa colaboración en momentos de crisis nacional. En el momento sin precedentes que vivimos actualmente, ante la Declaración de Emergencia por el coronavirus el acceso a alimentos, de manera segura, es una de las prioridades. Ante ello, nuestra industria ha reforzado sus protocolos de salubridad para continuar operando de manera parcial, ofreciendo alimentos solo por métodos de entrega o recogido de alimentos, de conformidad con la Orden Ejecutiva 2020-023 (OE). No obstante, necesitamos actuar rápidamente para salvar la industria a largo plazo mediante un mayor apoyo económico, como créditos o incentivos que nos permitan continuar sirviendo de manera continua a nuestra población”, explicó la licenciada Vega Couto.

La titular de ASORE reconoció que ya se han dado unos esfuerzos por parte del gobierno estatal, como eximir por 30 días el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU) en los alimentos preparados. Sin embargo, recalcó que el esfuerzo debe ir más allá para prevenir el cierre de un gran número de empresas y, por ende, el desempleo de miles de trabajadores de nuestra industria.

“Agradecemos a la gobernadora y al Secretaria de Hacienda por la exención del IVU para los alimentos preparados a partir de mañana y hasta el 19 de abril, pues nuestros consumidores necesitan tener mayores opciones posibles para poder alimentarse en estos momentos críticos. No obstante, solicitamos otras medidas de apoyo económico como liberar al comercio, sin excepción, del pago de impuestos sobre propiedad inmueble y mueble, que se concedan moratorias a pagos de electricidad y agua hasta tanto la situación económica se estabilice”, sostuvo Vega Couto.

De acuerdo con la presidenta de ASORE, lo anterior y otras alternativas deben ser parte de un plan local abarcador que ayude al sector comercial en estos momentos, de manera que puedan mantenerse los empleos y continuar aportando a la economía.

“Contar con medidas de alivio por parte del gobierno en medio de esta crisis, que permita a los comercios y sus empleados pasar este proceso y levantarse rápidamente, es vital. Es decir, es urgente el diseño de un plan de ayuda local que incentive el desarrollo económico y la empresa privada. Nuestra isla necesita restaurantes en posición de estimular la economía, ayudar a los empleados a regresar a trabajar y generar ingresos tributables una vez esta crisis termine. Para lograrlo, es necesario el apoyo gubernamental”, puntualizó.

Datos de esta importantes de la industria: existen aproximadamente 4,000 restaurantes, estos representan unos 63,800 empleados capacitados y calificados en programas de capacitación y certificación continuos, como ServSafe (manejo adecuado de alimentos) y aportan $4,251 millones anuales en ventas, aproximadamente.


💬Ver 0 comentarios