El gobernador Ricardo Rosselló en plena conferencia de prensa. (horizontal-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló en plena conferencia de prensa. (Teresa Canino )

El gobernador Ricardo Rosselló anunció este domingo su reforma contributiva, que consiste en dos proyectos, uno de ellos a presentarse a la Legislatura esta semana y el otro en los próximos días.

El nuevo esquema contributivo contempla la reducción de tasas contributivas para individuos –incluso los que trabajan por su cuenta- y la de las corporaciones, una baja en la reducción en la cifra para exención total, la ubicación en un 7% el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU) para los alimentos preparados, la eliminación del B2B y el otorgamiento del crédito por trabajo, denominado bono por trabajo.

Esto representará $849 millones en el bolsillos de los puertorriqueños”, dijo el gobernador en una conferencia de prensa en un restaurante de Santurce.

Rosselló precisó que se trata de dos medidas: una que enmienda “sustancialmente” el Código de Rentas Internas y otro proyecto que crea un nuevo Código de Incentivos. Este último estuvo siendo trabajado desde hace poco más de un año por el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy.

Explicó que la iniciativa busca no solo el desarrollo económico de la isla sino “justicia social” para miles de puertorriqueños.

Es un impacto altamente significativo y además de ser una medida de justicia social para  toda nuestra gente sea un mecanismo de desarrollo económico”, sostuvo.

Aunque las bajas en las tasas tributarias suponen una reducción para los ingresos del neto, Rosselló alegó que el impacto es “neutral” por el beneficio que representa el nuevo Código de Incentivos, las reformas estructurales del gobierno y las nuevas medidas de fiscalización.

En este caso lo que hemos hecho es que identificamos dónde es que vamos a quitar en unos incentivos que no están dando rendimientos. Hemos identificado el gran elemento”, afirmó.  

El nuevo esquema contributivo contempla una exención total de los primeros $12,500 de ingresos. En el ordenamiento actual la exención total es para los primeros $9,000.

Los asalariados, incluyendo las personas que trabajan por su cuenta, tendrán reducciones en las tasas tributarias. Así, por ejemplo, quienes tengan ingresos de $12,500 a $21,000 pagarán 0.9% cuando hoy pagan 7%. Aquellos que ganan $21,000 a $45,000 tributarán 9% cuando en la actualidad es 14%. Los que ganan $45,000 a $58,000 pagarán 19%, que hoy es 25%, mientras que los que ganan $58,000 o más tributarán 31% que hoy es 33%.

En el caso de las personasque trabajan por cuenta propia, tendrán que escoger de entre dos opciones, dijo el secretario de Hacienda. Pueden escoger tributar a base de las nuevas tasas o por uno porcentajes atados a los ingresos.

Los ingresos por $100,000 tributarán 5%. Los que tengan ingresos de entre $100,000 a $200,000 pagarán 10%, los que cobren $200,000 a $500,000 pagarán 15% y aquellos con ingresos de más de $500,000 tributarán un 20%.

También habrá reducción para los pensionados a quienes se les aumentará de $15,000 a $25,000 la exención anual sobre ingresos

Asimismo, el B2B se reducirá en el 2019 en un 3% y se eliminará para el 2020.

En cuanto a la reducción del IVU de 11.5% a 7% para los alimentos preparados, se aclaró que será para transacciones con tarjetas electrónicas y ATH móvil. Junto al secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, entre otros funcionarios, el gobernador dijo que la iniciativa significaría $79 millones para el 2019 y $87 millones anualmente desde el 2023.

Entretanto, el crédito contributivo por el  trabajo será de entre $300 a $2,000. A preguntas de la prensa, Rosselló dijo que se utilizarán varias variables para su aplicabilidad, entre ellas, los ingresos y los dependientes. “En esencia es para hasta 86% de la población”, señaló.

Estas medidas son parte también del compromiso programático previo a nuestra administración”, aseveró el gobernador.  


💬Ver 0 comentarios