En Puerto Rico, el aumento en el consumo de data responde a servicios de mensajería, vídeos, conferencias virtuales, educación a distancia y telemedicina. (Archivo)

Desde que se dictó el toque de queda en Puerto Rico, el consumo de datos móviles se ha disparado en un 15%, reportó la empresa de telecomunicaciones T-Mobile, que atribuye esta creciente demanda al mayor uso de servicios de mensajería, vídeos, conferencias virtuales, educación a distancia y telemedicina por parte de los boricuas que ahora buscan romper la cadena de contagio del coronavirus al quedarse en casa.

Y aunque espera que la demanda siga creciendo si el toque de queda se extiende por varias semanas más, el gigante de las telecomunicaciones aseguró que ha duplicado la capacidad de su red para mantener a sus clientes conectados al internet.

“La FCC (Comisión Federal de Telecomunicaciones) identificó espectro que no se está utilizando en estos momentos y le permitió a las compañías utilizarlo”, dijo en videoconferencia el vicepresidente y gerente general de la empresa en Puerto Rico, Jorge Martel, sobre las nuevas ondas radiales a las que se conectó para duplicar la capacidad de su red de 600 megaHertz en la isla.

Asimismo, indicó que continúa expandiendo su red de cobertura 5G en Guaynabo, Río Grande, Ponce, San Juan y Gurabo, ya que “estamos preparándonos. Nosotros no estamos pensando que esto acaba en una semana. Estamos preparados para que esto continúe un periodo considerablemente mayor”, afirmó Martel, quien está de acuerdo con que el toque de queda se extienda para aplanar la curva de contagio de coronavirus en Puerto Rico.

El toque de queda también ha cambiado la estrategia de cobertura en gran medida, ya que, hasta hace una semana, el enfoque eran las zonas de mayor densidad, como los edificios de oficina, los centros comerciales y autopistas taponadas, pero ahora son las urbanizaciones y los condominios.

“Donde la red casi no se utilizaba tanto y las personas lo que hacían era dormir allí, ahora están trabajando, estudiando, entreteniéndose, comunicándose y hasta yendo al doctor desde su casa”, explicó sobre los cambios en las tendencias de consumo en su red.

A nivel de Estados Unidos, la empresa ha visto un incremento de 26% en el uso de mensajería instantánea, otro de 38% en el uso de teléfonos inteligentes como antenas de internet para otros dispositivos (hotspot) y casi un 45% en el consumo de datos para videojuegos móviles.

Los datos paraPuerto Rico no están tan segmentados, pero Martel aseguró que el consumo de datos de los puertorriqueños es muy similar al de sus homólogos en los Estados Unidos contiguos.

Por otro lado, Martel resaltó que solo el 55% de la población puertorriqueña cuenta conacceso a internet de línea fija, mientras que casi un 25% no tiene un teléfono inteligente. Esta última estadística incrementa a 45% cuando se trata de los adultos mayores de 65 años, que representan casi un tercio de la población.

“Entendemos que todo el mundo debe tener acceso al internet en estos momentos. (Esto) va a permitir que las personas puedan permanecer más tiempo en su casa”, dijo antes de anunciar que haría disponibles planes prepagos de 2 y 3 gigabytes de datos móviles, a un costo de $15 y $25, a los que requieran acceso al internet y estén desprovistos del servicio.

Aunque pretende añadir 500 megabytes anuales a estos planes prepagos cada año, Martel indicó que los consumidores solo podrán procurar estos nuevos servicios a través de su centro de televentas, antes de recibirlo por correo.

Pero conociendo que la mayoría de estos consumidores tampoco tendrían tarjetas de créditos con las que efectuar pagos por teléfono, el ejecutivo enfatizó la necesidad de abrir algunos centros de servicio si la emergencia del coronavirus se extiende.

También hizo referencia a casos comunes pero críticos como el que un médico pierda su celular y también su habilidad de teleconsulta con sus pacientes, o que los ancianos pierdan comunicación con sus seres queridos que no pueden visitar.

“Hay que abrir algo, de una manera limitada, de lo que conocemos como retail (ventas al detal), más que nada, para emergencias. Tenemos conversaciones con ellos (Negociado de Telecomunicaciones de Puerto Rico), pero yo creo que, si se va a extender – y yo estaría de acuerdo que se extienda la Orden Ejecutiva y que permanezca la mayor parte de la ciudadanía dentro de sus casas – que nos permitan equipar la ciudadanía por un periodo extenso de tiempo”, recomendó Martel, quien cree que Puerto Rico podría permanecer en esta situación hasta abril.

En cuanto a la posibilidad de modular el ancho de banda de servicios de streaming y otros de entretenimiento para darle prioridad a las telecomunicaciones esenciales (hospitales, Policía, Bomberos, etc.), Martel dijo que no es necesario ahora mismo, pero que no se opone a esta medida de emergencia si no hay otra opción y el gobierno lo exige.

Anteriormente, T-Mobile ya se había unido al llamado de la FCC para mantener a los ciudadanos conectados al internet y no cobrarles recargos, al menos hasta mediados de mayo. Asimismo, removió el límite de consumo de datos en la mayoría de sus planes por contrato.

En cuanto a la fusión con Sprint, que había quedado en el tintero, Martel comentó que espera que se procese en las próximas semanas, a pesar de la pandemia. Cuando se complete la fusión, espera que la cobertura de los clientes de T-Mobile y Sprint mejore gracias a las nuevas ondas radiales a las que tendría acceso.


💬Ver 0 comentarios