Las piscinas están entre las áreas de los hoteles de Puerto Rico que permanecen cerradas desde anoche, cuando entró en vigor la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced con medidas para contener la propagación del coronavirus Covid-19. ( Archivo)

Casinos, gimnasios, spas, piscinas, barras, canchas y otras áreas recreativas de los hoteles de Puerto Rico permanecen cerradas desde anoche, cuando entró en vigor la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez Garced con medidas para contener la propagación del coronavirus Covid-19.

Se restringe el uso del vestíbulo y otras áreas comunes a solo cuando sea necesario, mientras que los restaurantes de las hospederías solo pueden preparar alimentos para brindar servicio a las habitaciones y órdenes para llevar. A los huéspedes se les insta a permanecer en sus habitaciones el mayor tiempo posible. Tampoco es que puedan pasear mucho, pues los balnearios y otras atracciones turísticas, así como los negocios de tours o excursiones, permanecen cerrados.

“La ocupación de habitaciones empezó a bajar antes de que se reportaran los primeros casos de coronavirus en Puerto Rico porque la pandemia ha sido global”, expuso Clarisa Jiménez, presidenta y principal oficial ejecutiva de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (PRHTA, en inglés), a la que pertenecen unas 100 hospederías.

“El mercado corporativo se afectó rápido porque las empresas suspendieron los viajes. Los grupos tampoco se quieren arriesgar y hay quienes están posponiendo sus viajes y otros que por el momento han cancelado”, abundó Jiménez. “No tengo número del impacto económico, pero sí sabemos que va a ser grande, de pérdidas millonarias. Esperamos que, tan pronto la situación vuelva a la normalidad, podamos recuperar algo de eso, pero se tratará de pérdidas millonarias”.

En el caso de International Hospitality Enterprises (IHE), empresa local que administra seis hoteles en la zona metropolitana, Peter Hopgood, vicepresidente de ventas y mercadeo, coincidió en que la merma en reservaciones nuevas y el alza en cancelaciones y posposiciones comenzó cuando se comenzaron a reportar casos de Covid-19 en Estados Unidos, de donde vienen la mayoría de los turistas que visitan la isla.

“Al notificarle a los huéspedes las limitaciones a los servicios, sí hemos tenido un impacto”, agregó Hopogood en alusión al cierre de las áreas comunes y recreativas de las hospederías para cumplir con la Orden Ejecutiva 2020-023. “Muchas personas están postergando sus viajes y considerando volver al destino en un futuro cercano”.

Ese comportamiento es el que también se ha visto en las reservas del segmento de grupos y convenciones, según Hopgood. “Hasta ahora, la mayoría ha dicho que desea posponer, no cancelar, lo que es un alivio para nosotros… Muchos grupos están posponiendo sus actividades para el tercer y cuarto trimestre de este año y otros para 2021”.

Por su parte, Jesús Ramos, presidente de la Asociación de Dueños de Paradores, que agrupa a pequeñas hospederías que dependen grandemente del turismo interno, dijo que “el movimiento de reservaciones a través de laslíneas telefónicas ha disminuido un 95%, lo que nos afecta significativamente en términos económicos”.

Ramos estimó en decenas de miles de dólares el dinero que dejarán de ingresar los 13 paradores que hay en la isla, los cuales ubican fuera de la zona metropolitana.

Los entrevistados coincidieron en que las hospederías han implementado medidas para garantizar la seguridad de huéspedes y empleados y prevenir el contagio de Covid-19. Las medidas incluyen tener disponible desinfectante de manos en las áreas públicas, educar acerca de la importancia del lavado correcto de manos, elevar el nivel y la frecuencia de la desinfección de las áreas comunes y las habitaciones, así como orientar a todos acerca de los servicios que no se puede ofrecer para cumplir con la orden ejecutiva.

Dado que se ofrecerán menos servicios, Hopgood informó que “hoy nos estaremos reuniendo con los gerentes generales y directores de recursos humanos de nuestros hoteles para ver las alternativas que tenemos para trabajar con los empleados”.

Jiménez señaló que algunas hospederías están trabajando con un grupo de empleados menor al normal.

La orden ejecutiva tiene vigencia hasta el lunes, 30 de marzo.


💬Ver 0 comentarios