Las personas que residen y trabajan por cuenta propia en Puerto Rico deben pagar su aportación al programa de Seguro Social y Medicare si devengan $400 o más al año en ingresos. (GFR Media)

El Servicio de Rentas Internas (IRS, en inglés) ha decidido desplegar recursos de auditoría en los territorios estadounidenses para comprobar si los empleados por cuenta propia en esas jurisdicciones están cumpliendo con los pagos requeridos a la agencia tributaria federal.

El IRS hizo el anuncio esta semana al indicar que la campaña de auditorías afectará a individuos en Puerto Rico, Islas Vírgenes, Guam, Samoa Americana y las Islas Marianas del Norte que no no hayan pagado sus impuestos de Seguro Social y Medicare o hayan pagado menos de lo requerido.

Puerto Rico es el territorio con mayor población entre todas estas jurisdicciones estadounidenses y suele tener los niveles más altos de personas incapacitadas por zona geográfica recibiendo los beneficios de Seguro Social en toda la nación.

La estrategia, reseñada por el servicio especializado Bloomberg, sería la respuesta del IRS a un informe del Inspector General (OIG) del Tesoro de Estados Unidos que concluyó que la División de Negocios Grandes e Internacionales (TIGTA, en inglés) no hace lo suficiente para identificar a empleados por cuenta propia en los territorios que no pagan el Seguro Social.

Según el informe del OIG del Tesoro, para los años contributivos 2012 y 2013, se identificó que solo en Puerto Rico, el IRS pudo dejar de recibir unos $30 millones en impuestos por ingresos que no fueron reportados, al igual que otros $60 millones, que no se habrían pagado por declaraciones contributivas con ingresos por debajo de lo sujeto a tributación.

El reporte agrega que TIGTA acordó adoptar un plan correctivo en colaboración con el Departamento de Hacienda para intensificar la fiscalización en la isla.

Las personas que residen y trabajan por cuenta propia en Puerto Rico no están sujetas al pago de contribuciones federales, pero si devengan $400 o más al año en ingresos, deben pagar su aportación al programa de Seguro Social y Medicare. La tasa contributiva para empleados por cuenta propia ronda 15.3%, tasa que incluye alrededor de 2.9% para el pago de Medicare.

Cada año, los autoempleados deben estimar los ingresos que recibirán y pagar una aportación estimada al Seguro Social y Medicare en cuatro pagos trimestrales o se exponen al pago de multas, penalidades e intereses.

En el caso de los empleados asalariados, la aportación al Seguro Social y Medicare se distribuye entre la retención que le hacen a los trabajadores de su paga y lo que paga el patrono.

La auditoría de la OIG de 2017 sería secuela de un análisis previo en el tema, publicado por la OIG del Tesoro para el 2009. En ese reporte se concluyó que uno de cada tres autoempleados que debieron presentar una declaración al IRS sobre los ingresos que devengaron no lo hicieron.

La campaña de auditorías por parte del IRS en Puerto Rico se produce al tiempo en que el Congreso de Estados Unidos debe decidir si concede una nueva ronda de fondos federales a la isla para financiar su programa de salud y en momentos en que la isla encara más cortapisas desde el gobierno federal para recibir el dinero asignado para la recuperación luego de los huracanes Irma y María.

De igual forma, la campaña se produce al tiempo en que el Tesoro estadounidense ha dejado claro que tiene reparos con continuar otorgando un crédito a las corporaciones foráneas controladas por el arbitrio de 4% que pagan a Puerto Rico, por la forma en que este fue estructurado.

No se informó cuándo el IRS comenzaría sus auditorías en la isla y qué años contributivos examinaría.


💬Ver 0 comentarios