Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Para José Jaime Negrón, presidente de Claims Management Group, muchas de las reclamaciones cerradas sin paga pudieron haber recibido paga de haber contado con un ajustador público. (horizontal-x3)
Para José Jaime Negrón, presidente de Claims Management Group, muchas de las reclamaciones cerradas sin paga pudieron haber recibido paga de haber contado con un ajustador público. (Suministrada)

Mientras comienza una nueva temporada de huracanes, siete de cada diez reclamaciones de seguros asociadas al huracán María continúan en trámite, pero lo preocupante es que del total de reclamaciones ya pagadas por las aseguradoras, se han transado por menos de la mitad del total de los daños estimados como secuela del fenómeno natural.

Esa es la lectura que el ajustador público José Jaime Negrón da a las cifras más recientes vertidas por la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS) en torno a las reclamaciones tras el ciclón del pasado 20 de septiembre y que apunta a que con todo y poseer un seguro, miles de individuos y empresas en la isla no están recibiendo suficientes recursos para compensar las pérdidas que experimentaron por el desastre natural.

Muchos no han cobrado

“Se dice que se han cerrado el 80% de las reclamaciones, la gran pregunta es si están pagadas”, sostuvo Negrón. “Si no se paga, las personas y los negocios no pueden hacer las reparaciones y la economía se queda estancada”, indicó Negrón.

Hasta marzo pasado, según datos de la OCS, el 32% de las reclamaciones comerciales habían sido pagadas y el 24% fueron cerradas sin paga.

Según Negrón, los datos de la OCS implican que hay miles de personas que no han recibido indemnización alguna y, en el caso de las reclamaciones cerradas sin paga, es muy probable que en estas se determinó que los daños no excedieron el deducible establecido en la póliza.

“Muchas de esas reclamaciones pudieron haber recibido paga de haber contado con un ajustador público”, indicó Negrón, presidente de Claims Management Group.

Luego del huracán María, ante la avalancha de reclamaciones, llegó a Puerto Rico un contingente de ajustadores, en su mayoría contratados por aseguradores, para tasar las pérdidas y entrar en la dinámica de negociar con el asegurado el monto de la reclamación.

Empero, según Negrón, los aseguradores contratados por las aseguradoras no sustituyen el rol del ajustador público. “No somos contratados por las aseguradoras, estamos siempre velando el interés del consumidor”, sostuvo.

Según el contador público, quien lleva unos 15 años ejercicio como ajustador público, en los pasados años, ante la afortunada ausencia de desastres, la firma que preside centraba su práctica particularmente en atender reclamaciones por incendios, inundaciones y vandalismo. Tras el desastre, Claims Management maneja sobre 500 reclamaciones de todo tipo clientes, desde individuos y comerciantes hasta condominios y organizaciones sin fines de lucro.

En su entrevista con El Nuevo Día, Negrón confirmó lo que desde hace meses se ha convertido en una espina en el mundo de los seguros y círculos empresariales: mayores exigencias de las aseguradoras para pagar los daños recibidos, ofertas de indemnización muy por debajo de lo que esperan los asegurados y la eliminación de ciertos eventos en los seguros.

De acuerdo con Negrón, una de las cubiertas que será modificada considerablemente luego del huracán María será aquella para resarcir la pérdida de ingresos por una suspensión prolongada del servicio eléctrico, lo que sucedió a raíz del ciclón María.

Negrón explicó que en esta ocasión, aunque es de esperarse que las aseguradoras soliciten estados financieros y planillas para corroborar que el negocio generaba ingresos, conoce de casos donde se solicitan otros documentos como un informe de ventas diarias e incluso estados bancarios.

“No todo el mundo tiene sus libros y todos sus documentos al día”, admitió el ajustador.

De acuerdo con Negrón, dos de los sectores que probablemente podrían quedar rezagados en sus reclamaciones son los condominios y organizaciones sin fines de lucro, porque se trata de entidades que cuentan con voluntarios, que no conocen de seguros.

“Hay necesidad del ajustador público siempre”, dijo Negrón.


💬Ver 0 comentarios