Los $50 millones que Hacienda debe distribuir entre la industria turística buscan hacer contrapeso a los gastos que incurrió el sector para atender la emergencia del coronavirus. (GFR Media)

Casi seis semanas después de que la gobernadora Wanda Vázquez Garced anunciara cómo utilizará los $2,240 millones que Puerto Rico recibió como resultado del coronavirus, el gobierno todavía trabaja en determinar cómo apoyará al sector turístico, admitió el secretario de Hacienda, Francisco Parés Alicea.

Según Parés Alicea, la agencia está a la espera de que el comité a cargo del programa establezcan los criterios para que negocios vinculados al sector turístico, específicamente hoteles y paradores, puedan acceder a los fondos destinados para la asistencia.

Una vez se determinen tales requisitos, la agencia que dirige Parés Alicea estaría en posición de viabilizar el proceso para analizar las solicitudes de las empresas elegibles y comenzar la distribución de ayuda.

“Todo luce que se va a tramitar por SURI (Sistema Unificado de Rentas Internas)”, dijo Parés Alicea.

Preliminarmente, el gobierno ha identificado que unas 2,000 empresas relacionadas al sector turístico podrían beneficiarse del programa.

Empero, Parés Alicea no pudo precisar cuándo podría comenzar a distribuirse la ayuda financiera al sector.

El pasado 15 de mayo, Vázquez Garced emitió una orden ejecutiva para establecer cómo el gobierno utilizaría los fondos asignados por el gobierno federal a Puerto Rico a través del Coronavirus Aid Relief & Economic Stability Act (Cares, por sus siglas en inglés).

Entonces, aparte de apoyar las gestiones del Departamento de Salud para combatir el avance de la pandemia, inyectar fondos a los municipios e impulsar la telemedicina, el plan destinó unos $1,110 millones para ayudar al sector empresarial. En esa cifra se identificaron unos $50 millones para el sector turístico.

De acuerdo con el plan de distribución aprobado por la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), los $50 millones buscan hacer contrapeso a los gastos en que ha incurrido el sector turístico para atender la emergencia que ha creado el COVID-19.

El turismo encabeza la lista de los sectores económicos más afectados por la pandemia a nivel global. En Puerto Rico, casi tres meses después de que se decretara la emergencia, los hoteles y paradores reanudaron operaciones el pasado 4 de junio. El territorio estadounidense estaría abierto para visitantes a partir del próximo 15 de julio.

Según el plan del gobierno, el dinero para las empresas elegibles del sector turístico se otorgará partiendo de “un estándar de necesidad”. Los fondos deben utilizarse únicamente para cubrir aquellos gastos relacionados a la pandemia que no serán cubiertos por seguros o por subvenciones o préstamos que se hayan obtenido como resultado del Cares Act. Los negocios elegibles podrán gastar los fondos hasta el próximo 31 de diciembre y no podrán utilizarse para pagar bonos a ejecutivos, el refinanciamiento de deuda o cualquier otro gasto que pudiera no ser elegible.

De acuerdo con el titular de Hacienda, los consultores de Aafaf están en conversaciones con empresarios del sector turístico para identificar asuntos como el máximo de ayuda que podría recibir cada empresa y qué estándares se utilizarían para determinar cómo se calculará esa asistencia.

Las agencias a cargo de implementar el programa son la propia Aafaf, Hacienda, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), la Compañía de Turismo y la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP).

De acuerdo con Parés Alicea, luego de que se anunció el plan de distribución, el gobierno prestó énfasis al sector de hospitales por los problemas de liquidez que enfrentaban, así como al programa que concedió $5,000 o hasta $10,000 a empresas según el número de empleados, pero ahora, una vez se establezcan los criterios, la distribución de los fondos debe tramitarse con relativa rapidez.


💬Ver 0 comentarios