Se adhiere a los criterios de The Trust Project
En riesgo de quiebra otras tres instituciones hospitalarias

Ante la significativa merma de pacientes y alzas constantes en costes operacionales, un análisis de Estudios Técnicos y Galíndez LLC apunta a que se avecina otra ronda de consolidaciones y peticiones de bancarrota en ese sector

8 de febrero de 2024 - 5:19 PM

Según Julio Galíndez, experto en finanzas hospitalarias y socio de la firma Galíndez, LLC, se pudiera esperar que en los próximos 12 meses y 18 meses, hasta tres instituciones -que no revelaron- se acojan bajo algún remedio que ofrece la Ley federal de Quiebra. (david.villafane@gfrmedia.com)

La salud financiera de los hospitales en Puerto Rico ha ido en picada y pareciera que la posibilidad de quiebras adicionales o consolidación de servicios, son la solución más razonable para el fortalecimiento económico y operacional del sector, según un análisis realizado por Estudios Técnicos, Inc. (ETI) y Galíndez, LLC.

De acuerdo con Julio Galíndez, experto en finanzas hospitalarias y socio de la firma Galíndez, LLC, se pudiera esperar que en los próximos 12 meses y 18 meses otras tres instituciones -cuyos nombres no fueron revelados- invoquen algún remedio bajo la Ley de Quiebras federal.

“Nosotros entendemos que a corto y mediano plazo -pudiéramos estar hablando de 12 a 18 meses- volvamos, posiblemente, a ver entidades buscando protección bajo el capítulo de Quiebras y haciendo transacciones con sistemas de salud más grandes”, dijo Galíndez.

Se trata del primer análisis financiero del sector en la isla que recoge los datos de unos 50 hospitales (34, con fines de lucro y 16, sin fines de lucro), entidades que vienen obligadas a presentar informes de sostenibilidad financiera y operacional, conocidos como informes de costos, al programa Medicare.

En síntesis, el informe expone que, al menos en la pasada década, los cambios demográficos, la baja en las hospitalizaciones y los altos costos operacionales han llevado al límite a grandes conglomerados hospitalarios del país y no descartan que continúe pasando.

El pasado año, el San Jorge Children’s Hospital y el Grupo HIMA, se acogieron a la bancarrota, siendo este último conglomerado, la quiebra más grande reportada en la isla. Mientras, el Hospital del Maestro mantiene la bancarrota como uno de sus remedios para solucionar su situación financiera.

Asimismo, el Hospital Wilma N. Vázquez pasó con éxito un proceso de reestructuración. Mientras, el Hospital Damas de Ponce que hace unos años, invocó un proceso de bancarrota cerró, temporalmente, este miércoles su unidad de Obstetricia.

“En el pasado tuvimos en reestructuración a Damas y a Wilma Vázquez, (pero) ese escenario de reestructurarse ya no lo vemos”, advirtió el CPA, quien por décadas, ha asesorado a decenas de hospitales en la isla.

Así las cosas, la recomendación principal, tanto de economistas, como del CPA, es que los hospitales identifiquen recortes de gastos operacionales para mantenerse a flote, aunque a la larga, admiten que ello pudiera redundar en menos servicios a pacientes, como ha pasado con los cierres de salas de emergencia que ofrecen servicios a pacientes.

Significativa merma de pacientes

Los indicadores del mercado presentados en el análisis preparado por ETI y Galíndez y que comprenden hasta el año operacional 2021, muestran una tendencia a la baja desde el 2016, comenzando por el eslabón más importante en los ingresos de los hospitales, los servicios médicos.

La demanda de las personas por servicios médicos se ha contraído en casi un 24% -entre 2016 y 2021-, es decir, unos 80,000 pacientes menos. Lo mismo sucedió con el número de hospitalizaciones en proporción a la población, relación que se redujo en más de 12 puntos porcentuales, entre el 2014 y el 2022, de 74.1% a 62.6% de las camas disponibles.

De acuerdo con el estudio, el decrecimiento en el sector responde a un cambio en el modelo de manejo de pacientes de manera ambulatoria, los incentivos relacionados tras la pandemia de COVID-19 y los cambios demográficos.

“Cuando nosotros miramos estas estadísticas cambia la estructura del case mix (mezcla de casos) de los hospitales. […] Esto empieza a trastocar operacionalmente a los hospitales e impacta el presupuesto de la salud, no solamente a nivel de Puerto Rico, sino también a nivel de Estados Unidos”, dijo, por su parte, Graham Castillo, economista y presidente de Estudios Técnicos.

Según las estadísticas, de 213 posiciones, Puerto Rico se encuentra entre las últimas, ocupando el puesto 205 en el crecimiento de la población menor de 14 años y el 207 en los nacimientos por cada 1,000 habitantes. Mientras, Puerto Rico se ubicó entre los primeros 10 países con mayor población en la edad de 65 años o más (23%) y con una tasa de dependencia de los adultos mayores (21%), según el análisis.

“La crisis demográfica de Puerto Rico es una de las más serias del mundo, comparable, incluso, a la de Japón y el este de Europa”, sostiene el informe, en el que se especifica que el envejecimiento de la población encarece los costos del manejo de pacientes y hace que los servicios médicos sean menos rentables.

Necesaria la intervención del gobierno

Los hospitales que operan en la isla perdieron un promedio de 5.6% de lo que ingresan por servicio a pacientes, entre el 2016 y el 2021, en comparación con una pérdida en promedio de 1% en Estados Unidos.

El denominador común de las instituciones con mayores pérdidas es que son hospitales sin fines de lucro y aquellas que no tienen mucha capacidad para negociar las tarifas de determinan las aseguradoras.

Cinco de las compañías de seguros médicos que operan en la isla manejan los pagos del 95% de los pacientes en la isla, precisó Galíndez, lo que crea, a su juicio, un “desbalance” y es donde “el gobierno tiene que intervenir”.

Ello, sumado a los cambios demográficos, lleva a la mayoría de los hospitales a depender de los ingresos catalogados como “periferales”, que provienen de los estacionamientos, cafeterías, farmacias, arrendamiento de oficinas comerciales, entre otros.

Y aunque parece contradictorio, el gasto de servicios médicos representa el gasto de consumo más relevante en el presupuesto de los consumidores, seguido del costo de la vivienda.

Al presente, Puerto Rico es el segundo país en el mundo con el gasto más alto en salud, un 16.6% relativo al Producto Nacional Bruto (PNB), casi alcanzando a Estados Unidos, que reportó 17.1%. En el 2021, alcanzó entre $13,000 millones a $15,000 millones.



Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: