Hacienda indicó que, de febrero a junio, periodo en que los recaudos presentan el efecto económico de la pandemia y los sismos la caída experimentada en recaudos representó $2,926 millones respecto al mismo periodo del año fiscal 2019.
Hacienda indicó que, de febrero a junio, periodo en que los recaudos presentan el efecto económico de la pandemia y los sismos la caída experimentada en recaudos representó $2,926 millones respecto al mismo periodo del año fiscal 2019. (Archivo)

El secretario de Hacienda, Francisco Parés Alicea, informó que los ingresos netos preliminares para el Fondo General durante el año fiscal 2019-2020 totalizaron en $9,288.5 millones.

Aunque los recaudos de los últimos dos trimestres de este año fiscal fueron afectados por los sismos y la pandemia, estos superaron la proyección revisada de la Junta de Supervisión Fiscal por $276.4 millones o 3.1%.

“En enero de 2020 Puerto Rico fue abatido por un sismo de grandes proporciones y sus secuelas que impactaron el área sur de la isla. En el mes de marzo, la gobernadora Wanda Vázquez Garced, mediante Orden Ejecutiva declaró estado de emergencia ante la pandemia del COVID-19, el cierre total de amplios sectores comerciales y el toque de queda que se prolongaron durante el restante periodo fiscal. No obstante, presentamos una respuesta proactiva y solidaria con el fin de mitigar la insuficiencia en la liquidez de efectivo, de una economía ralentizada, concediendo de un paquete de medidas locales de incentivos dirigidos a los sectores que quedaron impedidos, total o parcialmente, de operar”, expresó el secretario.

Cónsono con estas iniciativas, según explicó Parés Alicea, se aprobaron exenciones tributarias sobre alimentos preparados (IVU) y sobre bienes para la higiene de primera necesidad, se aprobaron exenciones del pago de IVU sobre mercancías importadas para la reventa y aplazamientos para el pago de la contribución sobre casi todos los principales tipos contributivos. “Estas medidas de aplazamientos y concesiones se estiman representaron un alivio para comercios y contribuyentes de sobre $750 millones”, apuntó el funcionario mediante comunicado de prensa.

El 9 de mayo de 2019, la Junta de Supervisión Fiscal certificó un Plan Fiscal, en éste, se proyectaron ingresos netos para el Fondo General de $10,405 millones para el año fiscal 2019-2020.

El 27 de mayo de 2020, la Junta presentó una revisión a este Plan Fiscal. En esta revisión, se proyecta $9,012 millones para el año fiscal 2019-2020, una reducción de $1,393 millones o el 13.4% con relación a lo que fue la proyección original de $10,405 millones considerada en el plan de mayo de 2019.

La revisión de la Junta respondió al revés que supuso para la economía de Puerto Rico los terremotos que sacudieron durante todo el mes de enero a Puerto Rico y la declaración de estado de emergencia decretada por la pandemia en marzo que obligaron al cierre parcial de un importante segmento de la economía y redujeron y alteraron los patrones de consumo.

Los componentes estimados de la caída en recaudos contemplan el efecto de las medidas administrativas de carácter temporero o permanentes, así como el efecto económico causado por el cierre por toques de queda que afectaron los patrones de consumo, el empleo y la producción. Este último efecto se estima para fines de la base de recaudos en sobre los $1,000 millones o 56% de la reducción proyectada.

El secretario distinguió el comportamiento de los recaudos en dos periodos como, el periodo previo al terremoto y la pandemia, y el periodo posterior a estos acontecimientos a partir de febrero.

“Durante el periodo de julio a enero del año fiscal, el desempeño de los recaudos reflejó un vigoroso crecimiento, superando la proyección original en $667 millones o 13%. El total de los ingresos alcanzado para los primeros siete meses del año fiscal ascendió a $5,954.6 millones, lo que refleja un aumento respecto al mismo periodo del año anterior de $838.3 millones o 16.4%.

En este periodo se destaca el comportamiento de la contribución sobre ingresos corporativos, la cual superó lo recaudado el año fiscal previo por $719.8 millones y lo proyectado por $658.8 millones o 59.5%. También se reflejó un crecimiento de $112.7 millones u 11% en la contribución sobre ingresos de individuos, esto respecto a la previsión original de la Junta y $110.3 millones o 10.7% respecto al año fiscal 2018-2019″, detalló el funcionario.

Asimismo, Parés Alicea enfatizó que, durante este primer periodo, los renglones tributarios relacionados al consumo, como el de los arbitrios de vehículos de motor, arbitrio de entidades foráneas y otros, superan lo proyectado en $71.4 millones, $26 millones y $113 millones, respectivamente.

Por otro lado, el titular de Hacienda indicó que, durante el segundo periodo, de febrero a junio, en que los recaudos presentan el efecto económico de la pandemia y los sismos y el efecto de las medidas de diferimiento de pagos y exenciones sobre bienes concedidas, la caída experimentada en recaudos representó $2,926 millones respecto al mismo periodo del año fiscal 2019 y de $1,784 millones respecto a la proyección original. Es decir, una caída respecto a lo previsto de 35%.

Sin embargo, debido al superávit alcanzado durante el primer periodo de $666 millones, esta caída se vio amortiguada, reduciéndose la diferencia respecto a la proyección original de $10,405 millones en una merma de 10.5%. “Al considerar la proyección que, a raíz de estos dos efectos, revisa la Junta de Supervisión Fiscal en mayo 27 de 2020 ($9,012 millones), el Departamento logró no solo alcanzar la misma sino superarla en $276.4 millones”, señaló el secretario.

Finalmente, Parés Alicea, expresó que “cumplimos con nuestros objetivos fiscales sobrepasando las previsiones de la Junta, razón por la cual nos sentimos muy complacidos y satisfechos”.