Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los contratos negociados de alquiler también  se han detenido, pues la propagación del coronavirus genera incertidumbre.
Los contratos negociados de alquiler también se han detenido, pues la propagación del coronavirus genera incertidumbre. (Ramón “Tonito” Zayas)

El toque de queda, que fue extendido por el gobierno hasta el próximo 12 de abril para contener la propagación del coronavirus COVID-19, tuvo el efecto de dejar en pausa los cierres hipotecarios, las compraventas y transacciones de alquiler de bienes raíces residenciales y comerciales, lo que motivó al sector a abogar por soluciones virtuales o a distancia.