La administradora de la Small Business Administration (SBA), Isabella Casillas Guzmán, junto al gobernador Pedro Pierluisi durante la conferencia de prensa celebrada en La Fortaleza.
La administradora de la Small Business Administration (SBA), Isabella Casillas Guzmán, junto al gobernador Pedro Pierluisi durante la conferencia de prensa celebrada en La Fortaleza. (Ramón "Tonito" Zayas)

Los paliativos al sector privado como resultado del COVID-19 han servido para inyectar unos $5,531 millones a la economía local en apenas 18 meses, la cifra más alta que se haya otorgado al sector privado de manera directa alguna vez, según trascendió hoy en una conferencia de prensa en La Fortaleza y que contó con la participación de la administradora de la Administración de Pequeños Negocios (SBA, en inglés), Isabella Casillas Guzmán.

La inyección de capital llegó a través del Programa de Protección Nómina (PPP, en inglés) de SBA, el llamado Plan de Rescate Criollo y otros programas federales aprobados, iniciativas que han servido de paliativo a miles de negocios en la isla y que no serán el fin de los apoyos al sector, aseguraron Guzmán y el gobernador Pedro Pierluisi.

Guzmán está de visita en Puerto Rico con motivo de la celebración de la Semana de Pequeños Negocios en Estados Unidos y Puerto Rico y para reafirmar el interés de la agencia federal en fortalecer la comunidad empresarial de la isla, en su mayoría, un ecosistema de negocios de grupos minoritarios, es decir, hispanos y mujeres, bajo la normativa de la agencia federal.

A esos efectos, SBA anunció el lanzamiento de dos nuevos centros de apoyo a la mujer empresaria o Women’s Business Centers en la isla: uno en el recinto de Gurabo de la Universidad Ana G. Méndez y otro, a cargo de la organización Amigas de Puerto Rico.

Tras firmar una proclama para marcar la celebración de la semana en la isla y reunirse con Guzmán, Pierluisi indicó a la prensa que había dado instrucciones a su equipo para continuar maximizando los programas y apoyos que SBA pueda brindar al empresariado local.

Guzmán, por su parte, aseguró que la economía se encuentra en un momento “pivotal” y que la inyección financiera de SBA fue crucial para que miles de negocios en la isla se mantuvieran abiertos a pesar de la pandemia y sobre todo, para que puedan posicionarse de cara al futuro.

“Para comenzar esta semana, no hay mejor lugar que Puerto Rico que ha atravesado por múltiples deastres y por el COVID-19”, dijo Guzmán al explicar que este año, SBA ha enfocado sus eventos en la importancia de la resiliencia para la continuación de los negocios.

Acto seguido, Guzmán aseguró que la agencia está decidida a apoyar el ecosistema empresarial de la isla, una encomienda en manos del actual director estatal, Josué Rivera, y quien también tomó la dirección de la agencia en Puerto Rico este año.

Tras ejercer la dirección de SBA en California, Guzmán -hija de pequeños empresarios- fue designada por el presidente Joe Biden a la jefatura nacional en marzo pasado justo en medio de la transformación que vive la agencia.

Antes de la pandemia, según su informe financiero, SBA manejaba una cartera de unos $143,516 millones, entre garantías, préstamos directos a negocios y préstamos otorgados por desastres. Ahora, SBA posee un portafolio que supera $1 billón (trillion, en inglés) como resultado de los préstamos PPP y otras ayudas por causa de la pandemia y de desastres naturales.

Hasta diciembre, el único programa de ayudas disponible

A su llegada a la jefatura nacional, Guzmán aumentó el máximo de los préstamos a otorgarse bajo el Programa de Préstamos por Daños Económicos (EIDL, en inglés) de unos $150,000 a $500,000.

La semana pasada, destacó Guzmán, como parte de varios cambios efectuados al programa, el presidente Biden aumentó dicho tope a $2 millones, así como los usos que los empresarios pueden dar al dinero que tomen prestado.

De todos los programas aprobados para asistir a negocios e individuos a través de la llamada Ley Cares, el programa EIDL es el único vigente.

Guzmán sostuvo que los empresarios interesados en presentar su solicitud bajo el EIDL tienen hasta el próximo 31 de diciembre.

Sin embargo, la funcionaria federal sostuvo que la administración Biden continuará propiciando otras ayudas al sector empresarial a través del proyecto de reconciliación, una medida que incluiría también el Plan de Infraestructura que impulsa la Casa Blanca.

Guzmán y Pierluisi hicieron sus declaraciones flanqueados por el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Cidre y el homólogo de este en Hacienda, Francisco Parés Alicea. Parés Alicea indicó que durante la reunión con Guzmán, el gobierno se comprometió con la agencia federal para identificar empresarios que pudieran ser elegibles para el EIDL.

Según los números de Hacienda, se estima que en Puerto Rico existen unos 40,000 pequeños negocios.

El impacto de las ayudas al sector empresarial en Puerto Rico

Según Guzmán, a través de los préstamos PPP y EIDL, SBA ayudó a viabilizar unos 96,000 préstamos en Puerto Rico que se convirtieron en una inyección monetaria de unos $4,400 millones a la economía local.

A través de los PPP -que ayudaron a los empresarios a pagar la nómina y otros gastos como la renta, el agua y la luz mientras sus negocios permanecían cerrados por la pandemia- se agenciaron unos 70,000 financiamientos ascendentes a $2,774 millones. Estos financiamientos no tendrán que ser repagados, si el empresario cumple con ciertos criterios.

Otros 26,000 préstamos se aprobaron bajo el EIDL ascendentes a $1,650 millones.

Tales fondos no incluyen otras iniciativas como las subvenciones otorgardas a sede de entretenimento o plazas multitudinarias como museos o estados, a través del Programa de Subvenciones Operadores de Sedes Cerradas (SVOG, en inglés) o aquellos del Fondo de Revitalización de Restaurantes.

A preguntas de El Nuevo Día acerca del total de ayudas estatales y federales desplegadas por la pandemia y en especial, aquellas que asistieron a negocios, el secretario de Estado designado, Omar J. Marrero, quien también se integró a la conferencia de prensa, indicó que las ayudas asociadas a la pandemia y distribuidas en la isla o en vías de hacerse superan unos $43,500 millones.

En detalle, según el también jefe de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), cuando se analizan los préstamos SBA, así como la ayuda provista a nivel estatal y el Coronavirus Relief Fund, que otorgó dinero federal a los gobiernos estatales, el sector empresarial de Puerto Rico recibió unos $5,331 millones en ayudas para mantenerse a flote en medio de la crisis sanitaria.

💬Ver comentarios