Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Matt Rodrigue, de la firma Miller Buckfire, dijo que la liquidez del gobierno no va a tono con lo que se le ha presentado a los bonistas.
Matt Rodrigue, de la firma Miller Buckfire, dijo que la liquidez del gobierno no va a tono con lo que se le ha presentado a los bonistas. (Xavier J. Araújo Berríos)

A Puerto Rico le quedan, a lo sumo, unos 10 meses para encausar la reestructuración de su deuda o, de lo contrario, el proceso que se concibió en el Congreso para sacar a la isla de su prolongada crisis económica y fiscal podría quedar en un limbo ante la pronta llegada de otro ciclo electoral, tanto en Estados Unidos como a nivel local.