La pieza de la Cámara de Representantes es de la autoría de Gabriel Rodríguez Aguiló y Jorge Navarro. (GFR Media)
El proyecto fue radicado por los representantes Jesús Manuel Ortiz, Rafael “Tatito” Hernández, Ramón Luis Cruz, Héctor Ferrer y Orlando Aponte.

El representante Jesús Manuel Ortiz radicó esta semana el Proyecto de la Cámara 152, que prohibirá a los patronos discriminar contra empleados que sean pacientes registrados y autorizados para utilizar cannabis medicinal.

“Tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos, existen leyes estatales que permiten la utilización de cannabis medicinal a pacientes autorizados y debidamente certificados por el Estado. Sin embargo, no en todas las jurisdicciones existen leyes de protección laboral para proteger a empleados o aspirantes a empleados de discrimen por dar positivo a cannabis a raíz de algún medicamento que necesiten para atender sus condiciones. Esto pone a los pacientes en una situación vulnerable para ser discriminados y en riesgo de perder sus empleos”, mencionó Ortiz González en comunicado de prensa.

El proyecto, al que se unieron como coautores los representantes Rafael “Tatito” Hernández, Héctor Ferrer, Ramón Luis Cruz y Orlando Aponte, establece que los pacientes registrados serán considerados una categoría protegida en todas las leyes de protección de empleo en Puerto Rico. “El hecho de ser paciente tratando sus condiciones con cannabis medicinal no puede ser excusa para ser discriminado en el empleo. Nuestro objetivo es proteger a los empleados de ser penalizados por aprovechar un tratamiento médico que puede ser la mejor o única forma de alivio disponible para sus respectivas condiciones”, aseguró Ortiz.

Asimismo, el representante explicó que, aunque la Ley 42-2017 permite el uso del cannabis medicinal, no protege a los empleados que lo utilizan de ser penalizados por aprovechar dicho tratamiento. Por eso, con esta medida se busca atemperar el estado de derecho para proteger al empleado-paciente.

La aprobación de este proyecto le daría la tranquilidad al empleado-paciente de beneficiarse del tratamiento de cannabis medicinal sin temor de ser penalizado y hasta despedido de su empleo. Incluso, la medida protege al paciente desde el proceso de reclutamiento y contratación. El hecho de ser paciente tratando sus condiciones con cannabis medicinal no puede ser excusa para ser discriminado en el empleo”, añadió el representante popular.

Para finalizar, Ortiz hizo hincapié en que la medida incorpora ciertas excepciones a la protección del empleado-paciente si el patrono logra probar que la utilización del cannabis medicinal representa peligro o interfiere con sus funciones de trabajo; pone en riesgo una certificación o permiso expedido por el gobierno federal; o el empleado ingiera los medicamentos en horas laborables sin autorización, entre otras.