En la foto de archivo aparece el Airbus superjumbo A380 que despegó con 474 pasajeros abordos, todos empleados de Airbus.
En la foto de archivo aparece el Airbus superjumbo A380 que despegó con 474 pasajeros abordos, todos empleados de Airbus. (The Associated Press)

Airbus advirtió que la aviación comercial se enfrenta a una “profunda y prolongada” recesión tras un verano peor de lo esperado a causa de la pandemia de coronavirus y adelantó que es “poco probable” que las salidas voluntarias sean suficientes para adaptar la compañía a la situación actual.

El gigante aeronáutico europeo, que anunció a finales de junio un plan de recortes de aquí a un año que supondrá la supresión de 15,000 empleos en todo el mundo, señaló que aunque dolorosas las medidas anunciadas siendo necesarias para recuperar el equilibrio industrial y financiero lo más rápidamente posible.

En una carta remitida a la plantilla y a la que tuvo acceso EFE, el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, señaló que el grupo intentará limitar todo lo posible el impacto de estas medidas sobre la plantilla y asegurar que los trabajadores que salgan de Airbus “reciban el máximo apoyo posible”.

“Debemos prepararnos para una crisis que probablemente será aún más profunda y prolongada de lo que sugerían los escenarios anteriores”, alertó Faury, al tiempo que reconoció que los próximos años van a ser difíciles ya que el virus sigue circulando y se está cobrando un alto precio en la economía mundial.

De hecho, recordó que los resultados del primer semestre muestran que, por ahora, los cortes de la compañía durante esta crisis superaron “con creces” los ingresos.

Por ello, recordó que Airbus está tomando medidas para recuperar su equilibrio adaptando la producción, las compras, los proyectos, las inversiones y la plantilla para proteger el futuro de la empresa.

Subraya el papel de la industria en la recuperación

En este escenario el consejero delegado del grupo señaló que Airbus y el sector aeroespacial jugarán un papel importante en la recuperación económica ya que son un motor de empleo, innovación y prosperidad. De hecho, antes de la crisis más de un tercio del comercio mundial en valor se movía por aire.

“Airbus estará bien situada para beneficiarse de la recuperación de la demanda cuando llegue, gracias a nuestra moderna gama de productos eficientes”, trasladó a la plantilla, a la que agradeció sus esfuerzos frente a un desafío sin precedentes.

A este respecto, reiteró su compromiso de ser pioneros en la industria aeroespacial sostenible y el objetivo de construir el primer avión de pasajeros sin emisiones del mundo para 2035, liderando la descarbonización de la aviación.

Además, ensalzó el papel de Europa para defender sus valores en el escenario mundial, marcado por las crecientes tensiones internacionales, y para fortalecer su soberanía de defensa convirtiéndose en una potencia aeroespacial independiente.

“2020 ha demostrado que un mundo menos conectado es uno más susceptible a una nueva era oscura de proteccionismo, nacionalismo resurgente e inestabilidad geopolítica. Al unir personas y culturas, la aviación alivia las tensiones que pueden dar lugar a conflictos”, añadió Faury, que subraya la importancia de las conexiones aéreas en la economía de los países.

La evolución de los negocios

El ejecutivo de Airbus también destacó que la compañía consiguió nuevos pedidos gubernamentales para el helicóptero H160 y que el Eurofighter obtuvo este año un “merecido” apoyo por parte del Gobierno alemán.

Por otro lado, la flota paneuropea de aviones cisterna empezó a materializarse con la entrega del primero de sus A330 MRTT y, paralelamente, la actividad espacial cosecha éxitos, entre los que se incluye el contrato del Skynet-6A con el Ministerio de Defensa del Reino Unido y los nuevos pedidos de satélites por parte de operadores de Oriente Medio en las últimas semanas.