Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Sobre 150 negocios que conforman esta industria en Puerto Rico se pudieran quedar sin acceso a servicios financieros a partir de febrero de 2021. (GFR Media)
Sobre 150 negocios que conforman esta industria en Puerto Rico se pudieran quedar sin acceso a servicios financieros a partir de febrero de 2021. (GFR Media)

Si el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos no abre sus puertas a la industria del cannabis medicinal, como pretende hacer la Ley federal de Cumplimiento Bancario Justo, existe la posibilidad de que los sobre 150 negocios que conforman esta industria en Puerto Rico se queden sin acceso a servicios financieros a partir de febrero de 2021.

La situación se da a raíz de la batalla legal entre la cooperativa de ahorro y crédito, TuCoop, que es la única institución financiera en Puerto Rico que le da servicios a la industria del cannabis, y su banco corresponsal, el Banco Cooperativo de Puerto Rico (BanCoop).

“Llegamos a un acuerdo, en lo que se resolvía el pleito, de que BanCoop aceptaría efectivo de manera limitada, pero se ha mantenido muy firme en rechazar cualquier transacción que venga de TuCoop y BanCoop entienda que esta relacionada a la industria del cannabis y pueda pasar por la red del Banco de la Reserva Federal de Nueva York”, que es la rama de la reserva más conservadora en cuanto al cannabis, explicó el representante legal de TuCoop, Jaime Lamboy, durante el conversatorio Aspectos Bancarios y el Cannabis Medicinal, que ofreció ayer la Cámara de Comercio en el hotel La Concha. 

Sin importar el desenlace del pleito legal, Lamboy opinó que la posible cancelación del contrato entre estas dos instituciones, que vence en febrero del 2021, pondría en jaque a toda la industria del cannabis, la cual genera más de $200 millones en efectivo al año.

“Una vez llegue el 31 de enero, el caso se convierte académico porque se acabó el contrato y la pregunta que tenemos que hacernos aquí es: ‘qué (hacemos)?’”, dijo el abogado de TuCoop.

En una situación similar se encuentran las casi 40 jurisdicciones estadounidenses que han legalizado el uso del cannabis medicinal. Uno de los principales impedimentos para que la situación se revierta son los estándares rigurosos y costosos que la Red de Cumplimiento de Crímenes Financieros le impone a las industrias de alto riesgo como el cannabis medicinal.

A esto, el Comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner, añadió la contratación de un mayor número de oficiales financieros, el entrenamiento necesario para evitar fraudes, así como la implementación de sistemas de información que le sigan la huella a todas las transacciones que realicen sus clientes del cannabis medicinal.

Por su parte, la Asociación de Bancos de Puerto Rico informó que los principales bancos del país quieren extender sus servicios a esta industria naciente, pero no lo harán hasta que el gobierno federal tome acción legislativa para abrirle las puertas del al sistema bancario federalal cannabis medicinal o deje de considerar al cannabis una sustancia tan nociva e ilegal como la cocaína.

“¿En algún momento esto se puede sostener fuera del sistema bancario? Es imposible”, aseguró su vicepresidenta ejecutiva, Zoimé Álvarez Rubio. “A largo plazo, va a ser completamente imposible que las instituciones financieras privadas digan que están libres del dinero relacionado con este negocio porque el cannabis va a ser parte de la economía de cualquier estado donde está permitido”.