El experto explica que uno de los deberes básicos del empleado es “abstenerse de incurrir en conducta impropia, desordenada, delictiva o inmoral que razonablemente pueda afectar los mejores intereses del patrono”. (Alex Figueroa Cancel)

La presunción de inocencia que cobija a los acusados de delito en casos criminales, no aplica en las determinaciones laborales, por lo que un patrono puede imponer acciones disciplinarias contra un empleado, o despedirlo, antes de que sea declarado culpable.