Imágenes que envían las nuevas cámaras termográficas del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín a las pantallas del centro de monitoreo. (Suministrada)

Con el propósito de tomar la temperatura de forma más rápida y eficiente a los pasajeros de vuelos domésticos e internacionales que arriben al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín (SJU), Aerostar Airport Holdings, empresa que administra la instalación aeroportuaria, instaló 11 cámaras termográficas en las áreas de llegada de todos los terminales en un intento por detener la entrada a la isla de personas con coronavirus COVID-19.

El sistema, en el que Aerostar invirtió unos $125,000, comenzó a operar hoy al tiempo que el personal de la Guardia Nacional de Puerto Rico se adiestra en su operación. Las cámaras, que utilizan tecnología infrarroja, lucen como cámaras de seguridad, pero registran la temperatura de todos los que pasen por el área donde están instaladas, tanto pasajeros como empleados del aeropuerto y los tripulantes de los aviones, informó hoy Jorge Hernández, principal oficial ejecutivo de Aerostar, en una conferencia de prensa que se transmitió por Facebook Life desde el SJU.

Las imágenes captadas por las cámaras son vistas por efectivos de la Guardia Nacional que están asignados a la estación de monitoreo, explicó Hernández. “La cámara busca puntos de calor”, detalló el ejecutivo, que puede tomar la temperatura a cada individuo sin que tengan que detenerse, inclusive cuando caminen en grupo.

“Cuando una de las cámaras detecta una temperatura por encima de 100.3 grados Fahrenheit, suena una alarma y les sale en los monitores una alerta con la foto y el video de la persona para que la puedan identificar y hacerle la verificación secundaria”, relató Hernández.

“Es un proceso totalmente transparente para el pasajero y nos permite tener el cernimiento del 100% de las personas en estas, que son las puertas clave donde pasan todos los que entran a San Juan”, apuntó. “Es una herramienta en la que invertimos para hacérsela disponible a la Guardia Nacional para hacer su proceso más eficiente y menos invasivo para el pasajero”, agregó en alusión a que es ese cuerpo castrense el que ha estado a cargo de tomarle la temperatura, con termómetros, a pasajeros que arriban a la isla en vuelos domésticos.

El general de brigada de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Miguel Méndez, detalló en la conferencia de prensa que el entrenamiento con la nueva tecnología comenzó hace dos días y que “hoy comenzamos la implementación de las cámaras con la Guardia Nacional para que todo pasajero, empleado y tripulante de líneas aéreas pueda ser evaluada su temperatura desde que salen del ‘gate’ hacia el área del terminal”.

Agregó que los efectivos de la Guardia Nacional van a continuar tomando la temperatura con termómetros a los pasajeros durante un proceso de transición hasta que se determine que se puede depender más de las cámaras termográficas.

Méndez informó que cuando las cámaras o los efectivos determinan que alguien puede tener fiebre, “pasan a una segunda etapa de ‘triage’ con otra toma de temperatura y se le toma información donde, en conjunto con el Departamento de Salud, podemos determinar si la persona cumple con las características de que puede estar contagiado y poder tomarle una prueba de campo para darle seguimiento”.

Indicó que unos 37 estudiantes de varias escuelas de medicina y tres miembros de la facultad para que se sumen a los esfuerzos de la Guardia Nacional de monitoreo de pasajeros en varios aeropuertos, incluyendo el SJU y los de Aguadilla, Ponce, Isla Grande en San Juan y próximamente el de Ceiba. Su función será desde asistir en la toma de temperatura y el cernimiento inicial hasta en el área de ‘triage’.


💬Ver 0 comentarios