(semisquare-x3)
Colón Gerena asumió las riendas de la compañía en 1995 y desde entonces la empresa ha experimentado un crecimiento vertiginoso. (Ramón “Tonito” Zayas)

“Yo sé que hay una recesión, pero yo decido que no voy a participar de ella”.

Así, el empresario Jorge Colón Gerena resumió la premisa bajo la cual trabaja el Grupo Colón Gerena, del que es presidente y principal oficial ejecutivo. La corporación local opera en la isla siete líneas de restaurantes -Wendy’s, Sizzler, Longhorn, Applebee’s, Famous Dave’s, Olive Garden y Red Lobster- y recientemente incursionó en la industria de la construcción con la creación de la empresa General Construction Group.

“Que haya recesión no quiere decir que el mundo se viene abajo, ni que los consumidores dejan de consumir. Lo que sucede es que el consumidor aprieta el bolsillo, continúa comprando y busca más valor por su dinero”, abundó Colón Gerena en su oficina en Santurce. “Nosotros nos ajustamos a esas realidades”.

A eso apuesta el Grupo Colón Gerena, que este año se dispone a invertir unos $30 millones en la apertura de nueve restaurantes: tres Wendy’s (en Hatillo, Bayamón y Montehiedra), dos Applebee’s (en Hatillo y Montehiedra), dos Olive Garden (en Carolina y Montehiedra), un Red Lobster y un Sizzler (ambos en Bayamón). Durante el mismo periodo, se apresta a remodelar 20 restaurantes a un costo de entre $12 a $15 millones.

El conglomerado viene de experimentar un incremento de 70% en su volumen de negocio luego de que, en abril de 2017, Colón Gerena adquiriera la participación que el Grupo Trigo Suárez tenía en las corporaciones Multisystems, dueña de Sizzler, y Restaurant Operators Inc., dueña de las franquicias de Red Lobster, Longhorn y Olive Garden, para convertirse en el único propietario de ambas empresas.

“Quedamos con 112 restaurantes y cerca de 6,000 empleados”, sostuvo el empresario sobre el saldo de la transacción, cuyo monto no fue revelado y que tuvo el propósito de reducir costos operacionales y generareficiencias.

40 años de trayectoria

“Somos una empresa que hoy en día factura entre $225 y $250 millones al año, lo que tiene un impacto significativo en la economía de Puerto Rico”, agregó sobre el grupo, cuyos orígenes se remontan a 1979, cuando la empresa Wendco, fundada por Jorge Colón Nevares, inauguró el primer establecimiento de comida rápida Wendy’s en Carolina.

Desde 1995, cuando Colón Gerena asumió la presidencia de la compañía establecida por su padre, Wendco pasó de tener 21 establecimientos a los 77 Wendy’s que hay actualmente alrededor de la isla. En 2007 empezaron a llegar a la isla nuevas marcas en la categoría de “casual dining”, como Applebee’s (de carnes y hamburguesas), Famous Dave’s (comida a la barbacoa), Olive Garden (cocina italiana) y Red Lobster (especializada en mariscos).

“En 2009, en plena recesión, nosotros abrimos diez restaurantes. Yo creo que eso es simbólico de cómo nosotros operamos nuestro negocio”, aseguró Colón Gerena. Resaltó que el crecimiento se mantuvo en un panorama económico impactado por la crisis con los bonos de Puerto Rico, por cierres de instituciones bancarias y por el impacto del huracán María en septiembre de 2017.

El conglomerado maneja actualmente 22 millones de transacciones al año. El empresario espera que el volumen de ventas del Grupo Colón Gerena experimente un alza de 11% este año, producto de los nueve restaurantes que abrirá, en los cuales se crearán casi 1,000 empleos, convirtiéndose en uno de los principales patronos de la isla.

Impulso al agro local

El impacto económico del Grupo Colón Gerena no se limita a las ventas o los empleos que genera, pues también invierte más de $15 millones anuales en compra de producto agrícola local.

“La carne de Wendy’s se produce aquí, en una planta en Coamo, usando ganado local”, mencionó. “El ‘frosty’ de Wendy’s se produce con leche de Puerto Rico. El café que se sirve en nuestros restaurantes es de Puerto Rico”.

Colón Gerena agregó que esa inversión en producto local está en vías de aumentar este año. “Le pedimos al dueño de Emprosur que, además de las carnes, nos hiciera los ‘nuggets’ de Wendy’s. Después le pedimos que nos hiciera el pollo para los sándwiches. Esa es la próxima etapa que va a estar implementada durante 2019. A nivel de las proteínas que vendemos en Wendy’s, creo que para el final de este año el 100% de ellas van a ser producto de aquí de Puerto Rico”, adelantó.

Apuesta al “casual dining”

Aún cuando calificó al descenso poblacional y la emigración como el problema más apremiante que tiene Puerto Rico en estos momentos, entiende que hay mercado para más restaurantes en la isla. “Tenemos 3.2 millones de personas y, desde el punto de vista de penetración de restaurantes ‘casual dining’ dentro de esa población, todavía la penetración es relativamente baja o adecuada, no está saturada. No es el casonecesariamente de los negocios de servicio rápido, como Wendy’s y sus competidores, donde hay una más alta penetración en ese mercado”, explicó.

Le ve potencial a marcas como Olive Garden y Red Lobster. “Solo hay cinco Olive Garden en Puerto Rico. Todavía tiene terreno para seguir creciendo. Creo que se puede duplicar. De Red Lobster hay solamente uno y se va a duplicar porque vamos a abrir próximo esta semana en Bayamón”, insistió el empresario. “En los negocios de ‘casual dining’ se le da al consumidor una experiencia amena, de buena comida, a un buen precio. Siempre va a haber negocio para ese segmento”.

Tampoco descartó crecer mediante más adquisiciones o fusiones. “Creo que en esta industria pudiera haber consolidación y estaríamos abiertos a mirar eso si entendemos que es beneficioso para los accionistas de la compañía y la gente que labora aquí, pues crecer por crecer no es nuestra misión. Siempre puede haber nuevas oportunidades”, dijo sin dar más detalles.

Incursión en construcción

Una de esas oportunidades surgió tras el embate de María y los daños que provocó en sus establecimientos. “Posterior al huracán, sabíamos que iba a haber una fuerte demanda por construcción, así que en momentos en que se crea demanda, para un empresario eso se convierte en una oportunidad”, recordó Colón Gerena acerca de lo que llevó en 2018 a la creación de la empresa de construcción General Contractor Group, en la que se ha invertido $1 millón en capitalización y equipos.

En un periodo en que la demanda de servicios de construcción superaba la oferta disponible y los costos comenzaron a subir, la nueva compañía le sirvió al Grupo Colón Gerena para contar con un proveedor con precios accesibles para realizar las mejoras necesarias a los restaurantes que sufrieron daños debido al ciclón. Hoy día, General Contractor Group cuenta con más de 60 empleados a tiempo completo y trabaja en la construcción de los nuevos establecimientos del conglomerado, en la remodelación de restaurantes existentes y también cotiza proyectos para terceros.

“También vimos la oportunidad de que en Puerto Rico va a venir una serie de fondos de reconstrucción, que entendemos que van a ser fondos que van a estar en aplicación por los próximos siete a diez años, y entendíamos que era el momento idóneo para tener ese vehículo. General Contractor Group nace por una necesidad inmediata, pero tiene un futuro brillante”, afirmó Colón Gerena.

Otro modelo de negocios que el Grupo Colón Gerena está explorando radica en la exportación de servicios, de modo que el conglomerado pueda ampliar su alcance más allá de Puerto Rico, a la vez que podría beneficiarse de los incentivos contributivos de la Ley 20 de 2012. “Nosotros estamos mirando de qué forma podemos exportar servicios que proveemos internamente a nuestros restaurantes”, reveló el ejecutivo. Se refirió a servicios de contabilidad, recursos humanos o tecnología informática, por ejemplo. “Si yo puedo crear eso para empresas fuera de Puerto Rico, puedo tener una oportunidad de crear una empresa nueva a esos efectos”.

Ambiente de inversión

A preguntas sobre cómo percibe el ambiente de inversión en la isla, con la llegada de inversionistas del exterior que se benefician de las exenciones contributivas de la Ley 22 de 2012, respondió que es positivo aun cuando los empresarios locales no reciben los mismos beneficios.

“Reconozco que en Puerto Rico, de la misma forma que hubo una migración muy grande, hubo un liqueo masivo de capital con la pérdida de los bonos y la pérdida de las acciones de los bancos que se sufrieron en la década de 2010, así que es necesario que entre capital fresco a Puerto Rico”, expresó Colón Gerena. “Crea más competencia para los que estamos aquí, pero yo prefiero que haya más competencia con más dinero a que haya menos competencia con menos dinero”.

Acerca de recomendaciones para mejorar el ambiente de inversión, recomendó reducir o eliminar el impuesto sobre ventas y uso (IVU) para los alimentos preparados, reducir la burocracia en la solicitud y otorgación de permisos de uso, elaborar un plan de modelo económico para Puerto Rico con metas a corto y mediano plazo, mejorar la calidad de vida en la isla (mejores carreteras, seguridad y educación) y establecer la meta de repoblar a Borinquen.

“La pregunta que se debe hacer la clase que administra al país es qué podemos hacer para revertir esa emigración porque, si se revierte, es porque se han cambiado muchas de las cosas que hacen que la gente se vaya del país”, manifestó.


💬Ver 0 comentarios