Desde la izquierda: Carlos Olivencia, educador en seguros y Rolando Ortega, a cargo del área de Propiedad para AIG en Puerto Rico y el Caribe. (Suministrada)

Aunque para muchos dueños de negocios, el huracán María es lo más malo que les ha ocurrido, lo cierto es que hay situaciones peores que podrían poner a riesgo su propiedad, su gente y el patrimonio que han levantado.

Por ello, el educador en seguro Carlos Olivencia aconseja a toda empresa o entidad -incluyendo las sin fines de lucro- a que además de la póliza de propiedad comercial, revisen la cubierta de interrupción de negocios.

Esta partida de interrupción de negocios es la que protege al asegurado en caso de que tenga una pérdida de ingresos a consecuencia de los riesgos cubiertos por la póliza de propiedad, ya sea huracán, fuego o terremoto. “Se considera una partida complementaria al seguro de propiedad y más del 95% de los asegurados la tienen”, sostuvo por su parte Rolando Ortega, a cargo del área de Propiedad en la aseguradora AIG para Puerto Rico y el Caribe.

No obstante, después del huracán María se ha hecho evidente que muchos empresarios no necesariamente conocían en detalle qué tipo de protección habían seleccionado. Tal vez ello obedezca a que el tema de seguros, al igual que la contabilidad, resulta árido para muchos y por eso le sacan el cuerpo, pero Olivencia y Ortega recalcaron que es responsabilidad del asegurado leer la póliza y pedirle a su productor que le aclare todas las dudas que tengan.

“El asegurado tiene la responsabilidad de leer la póliza, plantearse cuál es la posibilidad de su pérdida máxima y en función de ese estimado consultar con el productor para que lo oriente sobre cómo puede protegerse”, señaló el ejecutivo de AIG.

Antes de María, se consideraba que Puerto Rico era un mercado blando (“soft market”) en materia de seguros, es decir, que se era más flexible al suscribir riesgo, las aseguradoras ampliaban las coberturas, bajaban las primas y eliminaban ciertos requisitos. Pero todo cambió después del huracán. “La industria sigue otorgando las cubiertas de interrupción de negocios, pero ha variado la forma en que la otorga. Ahora, requieren un análisis más minucioso para decidir, si van a dar la protección o no, y a qué precio”, dijo Ortega.

Antes de renovar la póliza de interrupción de negocio, el dueño de la empresa debe preparar la hoja de trabajo con los estimados de ingresos y gastos que tendrá para los próximos 12 meses. “El ‘worksheet’ (hoja de trabajo) es el primer ejercicio que el asegurado tiene que hacer cuando va a renovar su póliza. Es el que mejor conoce su negocio y sabe qué esperar para el próximo año. Ese ejercicio le va a servir también de punta de partida si, eventualmente, tuviera que hacer una reclamación”, sostuvo Olivencia.

Las pólizas son estándar, pero para adaptar ese contrato a las exposiciones de cada asegurado existen los endosos.

Hay varios tipos de endosos, entre ellos el de utilidades, que es de los más conocidos y concede protección al asegurado en caso de que el agua y la electricidad no funcionen a consecuencia de un evento para el cual el asegurado obtuvo protección. Incluso se pueden incluir en el endoso las líneas de transmisión.

Otro endoso es el de propiedades dependientes que sirve para proteger al asegurado si a un tercero le ocurre algo por un peligro asegurado en la póliza. Esto aplica cuando la operación depende de un tercero del que el asegurado no tiene control, como puede ser un suplidor, un cliente principal o un comercio ancla en un centro comercial.

Existe también la opción del valor acordado, la cual ya no está tan disponible como lo estaba antes de María. Si una póliza tiene este endoso, el asegurado evita el riesgo de ser penalizado por la cláusula del coaseguro en caso de que su cubierta estuviera por debajo del valor de la propiedad. Cabe señalar que existen también otras modalidades para evitar dicha penalidad del coaseguro.

Además, las instituciones educativas tienen a su disposición un endoso que les permite modificar la cubierta para extender el periodo de restauración, y proteger así sus ingresos.

Ambos entrevistados aclararon que los endosos a la póliza se pueden solicitar, pero son las aseguradoras las que tienen la última palabra, y son las que deciden si los aceptan o no. Por ello, aconsejaron que consulten con un productor. “El productor es quien sabe cómo pedir las cubiertas y explicarle los riesgos a las aseguradoras, en nombre del asegurado”, puntualizó Olivencia.


💬Ver 0 comentarios